domingo 27 noviembre 2022

CORRIENTES EN LA DISCUSIÓN POR EL DÉFICIT PREVISIONAL

Corrientes, representado por su ministro de Hacienda Enrique Vaz Torres -en la foto señalado- y la Interventora del IPS, Lorena Lazaroff, estuvo presente ayer, como anticipáramos –ver nota-, en la trascendental reunión que trató la adecuación del financiamiento del déficit previsional de las Cajas jubilatorias de las provincias que no las transfirieron a la Nación.

El cónclave se realizó en la sede del Ministerio del Interior, y en representación del organismo anfitrión, participaron el Secretario de Relaciones con las Provincias, Alejandro Caldarelli; el subsecretario, Paulino Caballero; y  fueron de la partida además el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena, y el subdirector Ejecutivo de Administración de la ANSES, Federico Braun.

RESULTADOS CON EXPRESIONES DISPARES

Mientras Vaz Torres declaró a medios correntinos que “Se han expuesto varias cuestiones relacionadas a los cambios generados en la nueva legislación previsional y fiscal a nivel Nación”. Y agregó que “Todos estos aspectos serán transmitidos al gobernador Gustavo Valdés, luego del análisis que merece cada uno de los puntos y fundamentalmente el impacto de los mismos”.

El ministro manifestó además que “Todo lo vinculado al sistema previsional, a nuestros jubilados, lo tomamos con mucha cautela y responsabilidad considerando que son temas muy sensibles; siempre ha sido un sector sobre el cual el Gobierno Provincial ha tenido una mirada especial”. Y concluyó diciendo que “seguirán trabajando de acuerdo a las instrucciones del gobernador, en el sentido de considerar responsablemente cuestiones integrales en lo fiscal y previsional”. Destacando con énfasis que se comparte la visión de lograr un sistema que sea sustentable y transmita seguridad y previsibilidad al jubilado.

Las expresiones del funcionario correntino, dejan poco en concreto, apenas la ratificación de que las negociaciones continuarán. Quizá por prudencia, Vaz Torres evitó mencionar las cuestiones ríspidas puntuales que se suscitaron y que de acuerdo a publicaciones de medios nacionales, han dejado un sabor “amargo” en los representantes de las provincias.

El gobierno nacional, no está dispuesto a dilatar el cierre del acuerdo. Para ello necesita que las provincias remitan información completa, veraz y actualizada, que le vienen reclamando a los organismo previsionales de las 13 provincias. Y de acuerdo a lo manifestado por Paulino Caballero, hay una fecha límite: 30 de junio. El funcionario del Ministerio del Interior expreso que “las provincias tienen que tener la información enviada a ANSES para que pueda determinar el déficit real; ANSES no va a seguir anticipando fondos a cuenta, se cortará el financiamiento”.

TENSANDO LA CUERDA

Las negociaciones deberán encaminarse si o sí. Desde el bloque de funcionarios nacionales se expresó contundemente que “el objetivo de la reunión fue dejar claro cuál va a ser el esquema de financiamiento de este año de los déficit de las cajas”. “Sí o sí hay que determinar el cálculo del déficit real y las provincias están debiendo información, por lo que se armaron reuniones en los próximos diez días, provincia por provincia, para poder calcularlo y en función de eso transferir”, dijeron.

Para los funcionarios provinciales, el ultimatum de fecha tope 30 de junio, generará alguna incomodidad en los despachos de los gobernadores. Al punto que un ministro -no Vaz Torres- manifestó que “No tiene mucho sentido la presión del tope y, en todo caso, tendría que ser al revés: si no se resuelve el monto antes del 30 de junio, Nación debería pagar”. Aunque admitió que “hay culpas compartidas por el incumplimiento en el envío en la información en algunos distritos”.  Y fundamentando esa cuestión otro funcionario provincial dejó trascender que “Es un proceso muy técnico con transferencia de datos de miles de jubilados, y surgen inconsistencias que lo demoran”.

CÓMO SIGUE ESTA HISTORIA?

En la práctica, el bloque de las 13 provincias está dividido en dos: en 9 jurisdicciones las negociaciones están avanzadas -apuestan a cerrar el entendimiento durante este primer trimestre-; y hay 4 Ejecutivos muy relegados en la transferencia de información. Según la ANSES, los “remolones” son: la macrista bonaerense María Eugenia Vidal; las justicialistas Rosana Bertone (Tierra del Fuego); la kirchnerista Alicia Kirchner (Santa Cruz) y el misionero Hugo Passalacqua (Frente Renovador de la Concordia).

Para acelerar los plazos, la ANSES activará desde esta misma semana, encuentros bilaterales para poner en blanco sobre negro los datos faltantes.

Con el mapa de datos completo, la ANSES podrá calcular el déficit final 2017 que el organismo debe financiar, a partir de simular cuánto le costaría a Nación pagar esas jubilaciones si la Caja estuviera bajo sus manos, y con los parámetros nacionales y no los provinciales (algunos distritos, por caso, pagan el 82% móvil). Una vez que se tenga determinado el déficit 2017,  la actualización será de modo trimestral (en función de cantidad de beneficiarios, movilidad salarial, entre otros ejes) y marcará el monto de los envíos de ANSES de este año.

Según aseguran desde ambas veredas, este procedimiento no incluye exigencias de armonización con los parámetros jubilatorios nacionales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.