domingo 14 agosto 2022

TERMINÓ EL CARNAVAL

Pasó el verano. Previamente, cambió el gobierno -nacional-. Casi no cambió nada. Pero vale recordar la frase inmortal del ex político Mauricio Macri: “pasaron cosas”. Y sí, han pasado muchas cosas. Solo por defecto, la memoria dejo de ser efectiva…

Por estas “tierras sin mal”, el té de yuyos, sigue siendo el brebaje que adormece y obnubila. La metáfora es amplia y alcanza transversalmente a la gran mayoría de los correntinos. Son; somos, espectadores irresponsables de un destino casi fatal. Porque como siempre, tan solo algunos, se salvarán.

EL SHOW DEBE CONTINUAR

Chamamé y Carnaval. Dos ingredientes infaltables en la receta mágica que la clase política impone sin esfuerzo para que la “mayoría” continúe viviendo en la fantasía de un bienestar apenas surreal.

Circo a pleno. Lo dijo el poeta romano Juvenal (cien años antes de Cristo): Pan y circo. Es decir, a un pueblo adormilado, le basta con el show y unas migajas (o el plus, que da lo mismo).

Pero el espectáculo es perenne. El próximo domingo se ejecutará un acto más de esta obra maestra de la intrascendencia. Será el turno de gestos amañados; de hipocresía latente; de palabras huecas y frases hechas. De anuncios y promesas que no se las llevará el viento ni podrán ser demandadas por incumplimiento. El viento, no se lleva lo que no existe… Y, sin Justicia, no hay demanda satisfecha.

El 1 de marzo, previa rendición de honores, él y ellos, representarán en el palacio de las leyes un capítulo más de una sátira conocida. Quedará inaugurado el “año político”.

REPÚBLICA: CUANTO MAL ME HACES

La inexistente división de poderes garantiza la supremacía de los sectores de poder. Ergo, todos dividen la torta para garantizar la República. Es solo eso, nada más. Mientras, la farsa se eterniza implacable.

Sin ideologías y sin valores, la teoría moderna de la política exige pragmatismo. Hacer. A como de lugar. O decir, sin que se cumpla lo dicho. Moneda corriente que la elite política ha tomado por impronta, sin empacho y sin remordimientos.

La consanguineidad entre los miembros de los tres poderes, resume el estado de pandemia que afecta al cuerpo democrático. Relaciones carnales o de conveniencia política, sirven para que el gatopardismo correntino, en algún momento, pase a ser objeto de estudio en las escuelas más prestigiosas de las ciencias sociales y políticas.

La falta de memoria es absurda. Pero, determinante a la hora de contar votos. Y todo, respetando la Constitución y las Leyes. Santas palabras. Una pena que quienes las pronuncian, de santos no tienen nada.

COMIENZA LA GUERRA (PERO NO HABRÁ BATALLAS)

Valdés; Colombi; Vignolo; y Flinta. En ese orden, son los apellidos de los potenciales candidatos a gobernador para el 2021.

Viejos conocidos. Mejor, malo conocido que bueno por conocer. Y le sigue: Mal de muchos, consuelo de tontos.

Pero no hay más. O, es lo que hay.

LA MAGIA DE LA POLÍTICA

Ni negra, ni blanca. Apenas magia. Los adoradores del dogma: negociemos, van por la reiteración de hechos incomprensibles, que una vez consumados, son aceptados sin cuestionamientos de ninguna índole -mientras dure el mandato-.

Así, los aliados pasarán a ser enemigos circunstanciales; y los enemigos se convertirán en socios, también temporales. Cuidado, no son adversarios. El poder no admite piedad. Mucho menos códigos de ética.

Los cuatro ases que detentan el poder no van a ceder espacios. Cada uno de ellos potencia sin disimulos sus merecimientos. Es intrascendente que la disputa por la candidatura gobernador sea casi secreta. Al final, el pueblo respeta el designio de los dioses. O más explícito: el acto incomprensible pero convincente, fruto de la magia política.

OTRA VEZ SERÁ…

Pedro es grande. Pero no será, de ésta vez, el más grande. Quizá por eso analiza con esmero la posibilidad de ser “compañero de fórmula” de un candidato a gobernador ganador.

Le quedan tres años como diputado y dos como presidente del cuerpo. Sin embargo, la posibilidad de ser “jefe alterno” justifica la audacia.

CANTEROS INTENDENTE

Es una aspiración inocultable. No puede reelegir como vicegobernador y, estratégicamente, ocupar una banca nacional lo alejaría del territorio.

Va a esperar hasta último momento para decidir con “camiseta” saldrá a la cancha. Pero, su candidatura no es negociable.

MUTACIÓN

El creador del Frente de Todos, no olvida los beneficios que le dio su “atrevimiento”. Y en él late la posibilidad de volver a la fuente de la alianza que lo llevó al poder la primera vez.

No por eso desprecia la eficacia y la eficiencia de ECO. Una copia mejorada del Pacto Autonomista Liberal, que rindió más que su frente antecesor.

Pero, en estas circunstancias, separar “paja de trigo” será su fuerte. Confía en su capacidad de conversación. Mucho más que en el efecto “birome firma decretos”.

Los días por venir irán desnudando esa mutación de Ricardo. Capaz de entender perfectamente que es lo que quiere cada uno, aglutinará en su proyecto a todos los sectores que representen algo más que un sello. Y quién da las cartas, guarda la mejor para sí: su candidatura a gobernador está garantizada.

PERONISMO INMUTABLE

Lejos de ser una opción, convertirse en partenaire es una elección interesante. Quizá por eso el peronismo correntino, prefiera la atomización a la unidad.

En el movimiento, todos se mueven, aunque en diferentes direcciones y con disimiles expectativas.

La renovación generacional está verde. El equilibrio de género es un espejismo. Los viejos ya quieren jubilarse. Y los votos, acá en Corrientes, no están atados a la “marcha”.

CANDIDATO DE VARIOS

Carlos Mauricio Espínola puede -y quiere- integrar una dupla con cualquiera de los cuatro aspirantes radicales a la gobernación de Corrientes  en el 2021.

Quienes le pegan con o sin fundamentos, olvidan el origen de sus éxitos aún en la derrota. Ni que hablar de las victorias.

En la suma y resta, quizá no genere un respaldo interno absoluto. Sin embargo, el atleta asegura una tracción electoral extrapartidaria, que ninguno de sus compañeros puede imitar.

ESTO RECIÉN COMIENZA…

O en realidad, no hay intervalo. Corrientes deberá elegir gobernador antes de que el otoño del 2021 llegue a su fin.

Para muchos falta una eternidad. Para otros, es momento de ir acomodando tropas y pertrechos.

La lucha por el poder es encarnizada, aunque no se escuche un solo disparo.

TERMINÓ EL CARNAVAL

Todo pasa. El tiempo fluye y obliga a retomar las actividades. Hoy, después del miércoles de cenizas, las brasas de la información vuelven a chispear en la oscuridad periodística.

Valen éstas “letras que queman” como anticipo de lo que será un 2020 ajetreado en materia política.

El domingo, sin honores ni discursos, vuelve politicaencorrientes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.