¿VALE TODO EN LA GESTIÓN MILEI?

Vale todo y los hechos o desechos de corrupción, se fortalecen o reciclan en la gestión Milei. El Fondo de Inversión Socio Urbana es una muestra de que nada ha cambiado. La motosierra dejó en pie más de un negociado

Vale todo. Y, parece, que alrededor del presidente Milei la danza de nombres amontona en la calesita de la corruptela a más de un “pecador” y a varios personajes auto nominados “fuerzas del cielo”.

Hay coincidencias insoslayables entre responsables de la gestión anterior y la actual. La continuidad jurídica del Estado no puede estar sometida a interpretaciones ideológicas. Es decir, un acto ilegal o hechos de corrupción, deberían enmarcarse en único criterio legal. No importa si la administración es kirchnerista o libertaria. De derecha o de izquierda. De malos conocidos o peores por conocer. La Ley, es la Ley

PASE Y LEA… PERO LEA BIEN

El escándalo estalló en Monte Caseros. Está relacionado con un conjunto de obras de infraestructura, asignadas por el gobierno nacional a la localidad, durante la gestión de Alberto Fernández.

Una serie de irregularidades afectan a las seis obras predeterminadas a ejecutarse con fondos nacionales y créditos internacionales. Obras inconclusas; algunas en etapa cero de ejecución; y otras con evidentes signos de ejecución irregular.

La información surge de una solicitud de acceso a la información pública. Este recurso fue interpuesto por el periodista Eduardo Soler (FM Mega – Monte Caseros) y sirvió de base para la publicación de un inapelable informe: https://radiomeganoticias.com.ar/las-millonarias-obras-nacionales-ejecutadas-en-monte-caseros-presentan-irregularidades/

VALE TODO…

Algunos kirchneristas y varios libertarios se pelean en público, pero en privado, van hilvanando un relato creyendo que podrán engañar a todos.

Vale recalcar que no se debe descartar la connivencia de algunos responsables locales. No debe ser casual la “vista gorda” que se le adjudica al municipio y algunos organismos provinciales.

El vale todo es transversal y en su recorrido une nombres y cargos. Fernanda Miño; Juan Grabois; Victoria Tolosa Paz; y Alberto Fernández representan la cadena de responsabilidades en cuanto al control de los fondos asignados. Hay responsabilidades administrativas, jurídicas y políticas.

En paralelo y como un vector de continuidad surgen otros actores entre los que figuran Sebastián Pareja; Sandra Petovello; Karina Milei; y por lo menos, un permisivo Javier Milei.

Se diría que todos, los anteriores y los actuales responsables, están vinculados por acción u omisión a un conocido personaje: José Ottavis.

AMARTE ARGENTINA… POBRE

Siempre se dijo que la corrupción penetra en todos los niveles. Los de conducción, decisión y control. Pero quizá lo más sorprendente es que personas jurídicas enmascaradas como tal, sirvan para enriquecer a los intocables intermediarios. Javier Milei prometió que ese círculo vicioso llegaría a su final. Más, prometió cárcel para los explotadores de la pobreza.

JOSÉ OTTAVIS Y “AMARTE ARGENTINA” EN MONTE CASEROS

Al parecer, la ONG AMARTE ARGENTINA, está exenta del control exhaustivo del uso de fondos públicos con asignación específica.

Si un informe de la SIGEN, no encontró motivos para cuestionar la ejecución de las obras o el uso de los fondos que fueron asignados desde el Fondo de Inversión Socio Urbana a la organización no gubernamental mencionada, no estaría de más un doble control. Por lo menos para disipar las dudas que genera el informe cuyos datos son de origen oficial.

INFORME DEL PERIODISTA EDUARDO SOLER CON DATOS OBTENIDOS EN UN PEDIDO DE ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA

LAS “CAJAS” DE LA POLÍTICA

Los recursos que le dan cuerpo a la capacidad de inversión del FISU provienen de, el 9% del impuesto PAIS; el 15% del Impuesto a las Grandes Fortunas; y de créditos internacionales. Resumiendo, dinero de los contribuyentes y préstamos.

La cuestión es que, cada peso que sale de los bolsillos de los argentinos para solventar programas de inclusión social o urbanización, deberían ser debidamente auditados. Sin embargo, la política se interpuso entre las promesas y el relato.

No hay que profundizar demasiado para percibir que hay cierta continuidad en la ejecución de políticas vidriosas y sospechables.

Todo tiene que ver con la necesidad de solidificar territorialidad, aún a costa de parecerse a aquellos que son la vieja política y la crema de la casta.

Otra explicación no hay para que Sebastián ParejaSecretario de Integración Socio Urbana– sea el funcionario intocable dentro del esquema del ministerio de Capital Humano.

SEBASTIÁN PAREJA – KARINA MILEI – MARTÍN MENEM

El ex senador bonaerense de La Libertad Avanza responde directamente a Karina Milei. Ni siquiera Sandra Petovello -superior directo en el área ministerial mencionada- consiguió poner “blanco sobre negro” cuando pretendió auditar más profundamente, a pesar del informe de la SIGEN.

KARINA MILEI y SANDRA PETOVELLO

¿Por qué Milei no intercedió para que la ministra vaya a fondo con su investigación? Nunca se sabrá. Aunque sea una obviedad, hay presunciones que ni siquiera deben murmurarse.

Lo cierto es que José Ottavis; la ONG Amarte Argentina; el FISU; y las obras inconclusas en Monte Caseros tienen ADN de la gestión anterior por la participación necesaria de Fernanda Miño; Juan Grabois; Victoria Tolosa Paz; y Alberto Fernández.

Y por lo visto, oído y escrito, hay continuidad en el estilo a la hora de manejar las cajas de la política.

POR SI FUERA POCO, LAS AMENAZAS

Eduardo Soler y Rubén Martini no deberían sufrir amenazas por cumplir con su rol de periodistas: informar.

Sobre todo, si el contenido de su informe está basado en datos provistos por organismos gubernamentales.

Aún así, los personajes de diferente tamaño y especie que abundan en este bendito país, tienen incorporados en su comportamiento la impunidad y la prepotencia. Presionan y amenazan como si estuvieran convencidos de que con meter miedo van a hacer desaparecer la verdad.

Los funcionarios nacionales deben comprometerse en garantizar la libertad de expresión y la integridad física y patrimonial de los periodistas.

Es inadmisible que el Estado se exima de un deber fundamental de su rol. Salvo que, el vale todo, haya penetrado como un virus invisible pero efectivo en la gestión de Javier Milei.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Verified by MonsterInsights