domingo 14 agosto 2022

COLOMBI: EL MISMO DE SIEMPRE

Ricardo Colombi volvió a dar cátedra de supervivencia. Fiel a su estilo tiró centros y corrió para cabecear. No se bancó preguntas “tontas”. Viene amasando errores y, como dicta el manual, nadie se lo va decir.

Colombi, el mismo de siempre, habló en una radio “amiga”, donde periodistas “militantes” le facilitan la tarea. Pero dejó entrever un desgaste lógico. La cuestión es poner “blanco sobre negro” sobre lo que el capataz vitalicio no dijo, pero dio a entender.

¿MACRISTA DE LA PRIMERA HORA?

Un clásico de RC, decir lo que no siente. Su apoyo a Macri es apenas la confirmación de que repetirá la estrategia del 2015. Hoy, sale a hacer campaña por el espacio donde está, sin que eso signifique que va a dar la vida por un globo amarillo. Mañana, o después de las elecciones provinciales, con resultados en la mano les dirá a sus socios de ECO que salgan a apoyar a todos los candidatos presidenciales. Un huevo en cada canasta. O el gesto del tero.

HACIENDO PIÉ EN LA CIÉNAGA

Sabe de memoria que la UCR no podrá “imponer” un vicepresidente en la fórmula. Conoce, porque es parte, la posibilidad de que la UCR plante un competidor en las PASO, para disputarle la candidatura a Mauricio Macri. Y además, con resignación -no le queda otra- acepta lo que le den porque no está en condiciones de exigir más. Corrientes es una gota en el océano. Él, un tero intentando no hundirse en el pantano.

PALABRAS DEL MESÍAS

Si el Sahara es grande y el agua no sobra, hay que imaginar que su metáfora nada tiene que ver con una geografía rodeada por ríos y con la mayor superficie de lagos, lagunas y esteros. Agua sobra. Y candidatos también. Es lo que no se animó a mencionar.

Jactancioso, se refiere a nuevos socios de ECO, como párvulos arrastrando pañales meados. Se olvida Colombi de su pasado. Inclusive del pasado de su partido en el territorio, cuando no sobrevivían si no fuera por los generosos espacios que el Pacto les otorgaba. Mala definición por parte de quién se está yendo. Falta que algún dirigente le diga: “abuelo, apúrese, ya es la hora de la sopa”. Y con seguridad le tocará a los jóvenes radicales hacerle sentir que ahora, es tiempo de radicales. No de “mesías”.

ECO SIN REVERBERANCIA

En ECO, deberá poner orden. Porque mucho ha cambiado en dos años.

A sus correligionarios casi jubilados -como él- deberá sugerirles un retiro honroso. Flinta, Breard y algunos otros deben dar un paso al costado.

A sus “socios” principales Canteros, Braillard y Cassani, deberá imponerlos de la realidad. Algo que parece, todos ellos, ya han asumido.

Canteros jugará su chance a diputado nacional embarcado en el proyecto “Nuevo País”. Braillard está más para unirse al PRO y generar otros rumbos, que para someterse a los caprichos trasnochados de alguien que ya no comanda. Y Cassani… Bueno, si Colombi actúa como piensa, debería ofrecerle el tercer lugar en la lista de senadores provinciales. Si quiere fueros, que se moje el traste -así manifiestan un considerable número de radicales-.

ESTÁ PARA EL RETIRO

Colombi no quiere reconocer que su relación con el poder no es de las mejores. Valdés lo opacó. El liderazgo político y de gestión es del gobernador. Y en las encuestas también, brilla con luz propia.

El único terreno donde puede ejercer su palabra con cierta autoridad, es en el radicalismo. O en la mesa de acólitos, que cada vez son menos.

Valdés construye el futuro. Arrimando aliados. Dándole espacio a hombres valiosos que fueron postergados o quedaron “heridos”. Abre la jugada mirando al 2021.

El proyecto ya tiene otro conductor. En dos años, el ECO desgastado, será reemplazado por un “SOMOS TODOS”. Mal que le pese a Ricardo Colombi, los años pasan, y las oportunidades también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.