domingo 4 diciembre 2022

A MI NO ME LO CONTARON, LO VIVÍ

Por Lucy Ortega

Después de haber analizada la circunstancia vivida hace un mes atrás, no dejo de asombrarme de que avezados políticos quieran colgarse o amigarse con aquellos que con todas las letras sigo insistiendo, perdieron a pesar de haber ganado en números relativos la elección del gremio municipal.

Muy simple lo que gano fue el descontento; 49% de los votantes, contra el 48 % de los ganadores, y no solo eso gano la desigualdad, la inmoralidad, la injusticia, la impunidad.

No existió la libertad de acción durante la campaña electoral. no se permitió elegir libremente a quienes con mucho esfuerzo pudieron explayarse sobre sus propuestas. si se permitido la impunidad de que con recursos de los propios afiliados o no, se montaran propagandas costosísimas y a grandes voces decir que tendrían el apoyo económico del gobierno provincial y municipal de allí la desigualdad y la inmoralidad. nadie salió a desmentir tamaña aseveración.

No existió la legalidad del proceso, nula desde el principio del mismo, sin que a ninguna de las impugnaciones se dieran en términos de ley lo que se considera ajustada a derecho, no se permitieron alianzas y hasta hicieron la “perrería” de confundir al electorado con los colores de lista. y aquí la injusticia, por que habiendo agotado las vías correspondientes no se obtuvo ni en los estamentos de control, ni en la justicia respuesta alguna, sobre un cuestionamiento bien o mal planteado pero que merecía por lo menos una respuesta.

Viene bien recordar a Einstein “aquellos que saben, tienen la obligación de actuar” ¿De qué sirvió ser “oficialistas”, tener a favor los estamentos de control y la justicia? Apenas, para tener un gremio que carece de representatividad (30%) de sus representados; que trabajó durante 4 años para crecer en 39 votos más, únicamente; no logró que el 50 % de sus afiliados fueran a votar y que además hoy permite que sus propios compañeros sufran la impotencia de traslados injustos por la insolencia de haberse animado a participar y lograr en tan solo 15 días aquella representatividad genuina que ellos no lograron.

Su triunfo es pírrico. 

Hoy, a casi un mes de acompañar a un grupo de dirigentes que con valentía y coraje asumieron como propia la defensa de los derechos de los trabajadores; creyendo que podrían tener la libertad de participar con la garantía de una contienda limpia; escucho con tristeza “la culpa tiene la política; nos devaluamos más como políticos”.

No podemos dejar pasar, estas pequeñas pero inmensas muestras de poder que nos trasmiten que a la larga o a la corta nos estamos dirigiendo hacia una “democracia totalitaria”.

¿Y nuestros representantes? “Bien, gracias”. Estamos tranquilos.

El que quiera oír, que oiga. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.