domingo 14 agosto 2022

COLOMBI REFICHÓ EN BAIRES

“Ricardo Colombi no es un individuo, es el respaldo de las aspiraciones de una centena de individuos…”. Está frase expresada enfáticamente, fue pronunciada por un importante dirigente del PJ correntino, horas después del triunfo de ECO + Cambiemos -en todas las contiendas- el año pasado. La sentencia viene a tono para explicitar el rol del actual senador provincial en el concierto político nacional. Autoridad de la “mesa chica” radical y, referente inequívoco en el dialogo “Corrientes-Gobierno nacional”.

COLOMBI ESTUVO… DONDE TENÍA QUE ESTAR

El miércoles, en la reunión del Comité Nacional, Ricardo Colombi ocupó su lugar en la mesa chica de la UCR. Si bien las conclusiones que fueron transmitidas por el presidente Alfredo Cornejo, resumieron los aspectos más importantes de lo expresado en la reunión, trascendió que el mercedeño apelo a su ya conocido recurso discursivo “corto y directo”  justo en el momento que posiciones antagónicas de otros integrantes de la mesa, le pusieron “pólvora” al debate. Colombi una vez más, dejó claro en la primera reunión oficial de la conducción ejecutiva de la UCR, en pocas palabras que “no hay que arrodillarse, pero tampoco andar haciendo zancadillas” buscando imponer un equilibrio entre las expresiones más apasionadas de los que aprueban todo lo echo por la gestión Macri y aquellos que no disimulan su contrariedad ante las actitudes de “ninguneo” que muchas veces la UCR debe soportar.

EL DUEÑO DE LA CANCHA

Quienes piensan que Colombi está camino al retiro, se equivoca. Por protocolo y responsabilidades Valdés, Vignolo y Tassano -en ese orden- deben transpirar la camiseta. Pero quien toma las decisiones de táctica y estrategia en las relaciones del eje Nación, Provincia y Municipio es Ricardo Colombi. En él está corporizada la última palabra, sea quien sea el interlocutor. Macri, Frigerio o Peña, conocen las reglas del juego y para ganar en ésta cancha, hay que andar bien con el dueño.

PRESTANDO PROTAGONISMO

El ex gobernador sabe, que el exacerbado protagonismo de sus delfines, es propio de “chiquilines”. Los deja disfrazarse por un rato de políticos modernos incursionando por las redes sociales y hasta arriesgando alguna definición conceptual copiada del manual PRO. Los deja, a voluntad, que jueguen un poco a ser poderosos.

Colombi percibe que los caprichos del ego, son perniciosos -y vaya si lo sabe, le ha costado varios cintarazos por el lomo- pero dicen los que lo conocen que un centímetro antes de cruzar la raya, le bastará un gesto para suspender la fiesta. Sus confidentes murmuran que el ex mandatario no aprueba muchas actitudes. No le preocupan la rebeldía ni el contubernio. Pero, seguramente no permitirá ni un ademán atrevido de traición. Eso no. Y los muchachos lo saben.

QUE ESTÁ COCINANDO EL MBURUVICHA*

Experimentado intrigante, Colombi viene barajando opciones. Siempre se descuelga con jugadas inesperadas. Lo que no puede ser, él lo hacer ser. Por el momento analiza cómo negociará el tránsito hacia las elecciones presidenciales. Ya demostró en el 2015 que puede poner huevos en todas las canastas. No importa que lo cargue por la panza. Macri, deberá negociar con él.

Entre asados y tertulias chamameceras, la conversa mano a mano con sectores del PJ le ponen sal a la masa. Para construir poder, los peronistas correntinos deben hablar con él. Para los cargos y favores? No. Eso es cosa de funcionarios. Reflotar el Frente de Todos es una tarea que solamente él puede capitanear. Si quiere.

Reforma constitucional es una bandera que no se arría. Tiene varios borradores en carpeta. Pero no hay apuro. Todo depende del interés y la necesidad de Nación.

Renovación. Y sí, promover varios jugadores de la “cantera” es renovarse. Máxime, si los pollos vienen con hambre de mostrar que pueden jugar en primera.

*Mburuvicha: Gran jefe.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.