miércoles 30 noviembre 2022

CRÍA CUERVOS Y TE COMERÁN LAS URNAS

Cría cuervos y te comerán las urnas. El hombre – y peor el político – es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra.

Cría cuervos… No parece admisible que un “capo” de la política como Ricardo Colombi haya ignorado su experiencia anterior.

Pero pasa y las consecuencias se pagan. Le comieron las urnas. ¿La vio venir? Sí. Pero la confianza mata al hombre y jubila al político.

CRÍA CUERVOS…

Ya le pasó con el primo. Ahora con su delfín. En consecuencia, parece que Ricardo la tenía clara pero se enganchó en eso de “la tierra sin mal“.

Perdió protagonismo. Lo desafiaron. Se regocijaban al contradecirlo. Es demasiado. Hasta los que ni existen lo pasaron a retiro.

El líder indiscutible dejo de ser imprescindible. Y se lo hacen notar en el mensaje montado con la complicidad de un pseudo periodismo que apenas puede justificar su posición gracias a la pauta. La vida es comunicación. Verdad o mentira pero comunicación al fin.

Y pensar que Ricardo les dio oxígeno, comida, trascendencia y renombre. A todos. Lo único que no podía transferirles era honor.

Cría cuervos…

TE COMERÁN LAS URNAS…

Comenzaron en el 2019 cuando por orden presidencial, el “valdecismo” empezó a mostrar las uñas. Bajo la batuta de Carlos Vignolo, le partieron “la lista única” de ECO para las PASO y consiguieron colocar como una cuña a Ingrid Jetter en la lista de diputados nacionales.

Entonces, se tornó evidente, que desde el distrito Capital la rebeldía “interna” le quitaría la hegemonía a la UCR. ¿Solo al radicalismo? No. Allí comenzó el operativo “jubilemos a Ricardo“.

Quizá Colombi pensó que no pasaba de una travesura. Grave error. Venían por él y poco a poco fueron esmerilando su liderazgo.

En consecuencia, la estrategia de Valdés y sus aliados centralizó sus esfuerzos en copar el escenario. Quedó a la vista que en ECO, la división “valdecistas y colombistas“, no era fruto de la imaginación.

Derrotado el macrismo, el “Mono” emprendió el retorno para comandar el espacio. Y como la venganza es un plato que se come frío, el ministro se convirtió en el armador de un núcleo multipartidario dispuesto a enfrentar al “hosco” que se intuía, comenzaba a preparar su retorno al sillón de Ferré.

PERSONALISMOS PARA TODOS

En esta “tierra sin mal ” el personalismo es una tendencia. Basta con observar como se redistribuyen los roles. Cambian las funciones pero no los nombres. No es larga la lista, pero no vale la pena extenderse en señalar algo que el ciudadano sabe de memoria. La renovación es apenas el resultado de la pelea por el PODER.

Quizá el estilo sea diferente. Mediáticos o discretos. Cholulos o serios. Abiertos o reservados. El clásico “el jefe soy yo” se repite inexorablemente.

Es decir, Valdés no es la mejor muestra de un modelo nuevo. Es una versión maquillada de Colombi. Pero con absoluto empeño en hacer notar los contrastes.

Ricardo debe estar sintiendo los primeros síntomas. Lo bajaron del cuadrilátero. Le congelaron el liderazgo. Apenas le dejaron el sello, por ahora.

Pero, en definitiva, le comieron las urnas. Cuando se preparaba para condimentarlas en octubre, se enteró que el plato se serviría en agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.