miércoles 17 agosto 2022

¿HARÁN LOS PUENTES?

Dos puentes colapsados sobre Ruta Nacional 12; más la promesa de campaña de construir un nuevo puente que alivie al “fatigado” General Belgrano, que une las provincias de Chaco y Corrientes; son las “realidades” inconclusas que justifican el interrogante.

El puente sobre el Iribú Cuá, cayó el 20 de mayo del año pasado. A inicios del mes de julio del mismo año, fue el turno del puente “Santa Rosa” sobre el arroyo Guazú. Ambos viaductos sobre la RN 12, responsabilidad de Vialidad Nacional. Uno al norte; el otro al sur. Y para completar la historia -sufrida por cierto- no se puede soslayar el manoseo de la gestión Macri con respecto al segundo puente que iría a reemplazar al ya veterano Puente General Belgrano.

PUENTECITO IMPORTANTE

El diminutivo es a fuerza de que la Lic. Ingrid Jetter, catalogó el viaducto sobre el arroyo Iribú Cuá, como un puente sobre una alcantarilla. La funcionaria minimizó -de alguna manera- la importancia de la obra de infraestructura que hace 16 meses es una muestra de impericia o incapacidad de su gestión.

Declaraciones Lic. Ingrid Jetter en referencia al puente sobre el arroyo Iribú Cuá

El puente se derrumbo a fines de mayo de 2017. Su “reposición” fue licitada en el mes de enero del corriente año; el presupuesto oficial fue de $ 33.538.145; el plazo de ejecución fue estipulado en 10 meses; en marzo se anunció que la empresa adjudicada fue  Carlos E. Enríquez S.A. que presentó un presupuesto de ejecución por valor de $36.000.000. A la fecha, sin que medie ninguna complicación de tipo “climático”, “burocrático”, o “técnico”, la obra aún no fue iniciada. El lunes 10, apenas dos operarios se encontraban en la zona de obra; uno en cada extremo del puente “bailey”, cumpliendo la función de “señaleros”, para habilitar el tránsito de los vehículos alternadamente en uno u otro sentido.

EL PUENTE FATAL

El 8 de julio se derrumbó uno de los puentes sobre el Arroyo Guazú, sobre RN 12 entre Goya y Esquina. Apenas cuatro días después, la trampa mortal se cobró una vida. Un año y dos meses han pasado sin que lo prioritario se asocie al sentido común y, en conjunto, hayan cristalizado una solución. El proceso burocrático para construir un nuevo viaducto ya concluyó. Se licitó en octubre de 2017; se abrieron los sobres de los oferentes en octubre y, en diciembre, se le adjudicó a la empresa “Premoldeados San Luis S.A.” que presentó una propuesta de $ 95.000.000; el plazo de ejecución será de 10 meses. El 19 de junio pasado se firmó el acta de inició de obras; para febrero de 2019 la obra debería estar concluida.

EL SEGUNDO PUENTE CHINO

El “gemelo” del Puente General Belgrano, se convirtió en un cuento chino. La promesa liviana -siempre repetida en días de campaña-, sumada a la incontinencia verbal y la fragilidad conceptual de algunos funcionarios, a casi tres años de gobierno de Mauricio Macri, deja en evidencia que “la realidad es la única verdad“.

Han mentido todos. Desde antes de ser gobierno; desde el inicio de su gobierno; y ahora, quizá en el ocaso de su gobierno, siguen mintiendo. Para los correntinos y chaqueños, en referencia a la promesa del “Segundo Puente“, la palabra de Macri; Frigerio; Dietrich; Iguacel; Cano; Jetter; Vignolo y algunos otros actores de reparto -por cierto, con jugosos sueldos- la palabra prometida y empeñada es apenas otra mentira más.

En junio el Veterinario Carlos Vignolo -vaya a saber porque accedió a la jefatura de un área para la que no posee formación académica ni profesional- confirmó que la licitación para la construcción del “Segundo Puente” se iba a concretar en los primeros días de agosto. No se cumplió.

Hace unos días, el Ministro devenido en Secretario, afirmó que la “licitación” de la obra se verá demorada. Habrá que esperar hasta que se concrete el segundo tramo de los proyectos PPP -Participación Público Privada-, un “paquete” devaluado en el actual escenario económico financiero por el que atraviesa nuestro país.

AL FINAL… PALABRAS, PALABRAS, PALABRAS

Muchas promesas. Pocos hechos. Y sin contar que, hasta la Planta de tratamiento de líquidos cloacales, está demorada en su ejecución aun teniendo asignada la financiación.

No se ve la luz al final del túnel. O en todo caso, deberemos atravesar el túnel, para ver los puentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.