lunes 8 agosto 2022

AGREDIR AL MÁS DÉBIL

Juan Almada, hombre sencillo y trabajador. Tal vez, poco conocido, pero con una función de responsabilidad: preside un partido político. Por esas cosas de la política, el ciudadano, tuvo un gesto poco habitual que enmarcó su nombre en las noticias de la semana pasada. Denunció a otro político, que hoy, ocupa una banca de diputado.

UNA CARTA AL PODER…

Pedro Casanni, quién preside la Cámara de Diputados, recibió hoy en su despacho a otro Presidente: Juan Almada. Los dos son “políticos“. Gozan de los mismos derechos. Pero no tienen el mismo “poder“. El encuentro, del que no trascendieron detalles, con certeza fue motivado por la nota –denuncia– que el presidente menos poderoso remitió a aquel que tiene una mayor responsabilidad.

Quizá en éste exacto momento, todos los presidentes de los bloques políticos que componen la Cámara, deben estar reunidos con el Presidente del cuerpo. Una charla informal, sin testigos, para exponer sin ambages que piensa cada uno del contenido de la nota, del tenor de la denuncia, que impacta de lleno en un par: Ariel “Alonsito” Baéz.

Mañana, si hay sesión, la NOTA tomará estado público. Debería ser incluida en el Orden del Día, y copias de la misma serían remitidas al despacho de cada diputado. También el periodismo tendrá acceso a una “copia” oficial. Y tendría que ser leída en el recinto como elemento indubitable de las “notas recibidas“.

El diputado Ariel Baéz, tendrá la posibilidad de “limar” con argumentos la acusación que lo describe como “transfuga político“. Las otras acusaciones, tal vez se ventilen en el ámbito de la Justicia.

Las tres páginas que Juan Almada instrumentó para decir su verdad, tienen el valor de un hecho histórico. Por primera vez un ciudadano opina con fundamentos sobre la ética de un diputado. Ahora, los otros diputados, abandonarán el espíritu de cuerpo para interpretar que ésta nota es más que una carta? Entenderán que es en principio, el deber y derecho de un mandante que “censura” la actitud de un mandatario?

AGREDIR AL MÁS DÉBIL

Por suerte, el daño recibido, no afecta más que lo material. El vehículo de Juan Almada fue objeto de un acto de vandalismo. Le prendieron fuego? No. Pero no es la intensidad del hecho lo que alerta; es la posibilidad de que los motivos estén relacionados con la denuncia realizada por Almada, el viernes pasado.

Para quién tiene de sobra, nada es mucho. Pero, para quién debe juntar “mango por mango” lo mínimo en éstas circunstancias, representa un esfuerzo extra.

 

LA MEMORIA ES IMPLACABLE

No se busca el pescado podrido. Pero los antecedentes están. Y para evaluar las actitudes del presente, a veces, hay que mirar las acciones del pasado. Cuando un artista, un empresario o cualquier persona famosa mediaticamente se envuelve en ciertos hechos, se prejuzga y hasta se condena; la sociedad es reactiva, por eso opina y busca los canales más directos e inmediatos para hacerlo. No hay intermediarios. No hay organizadores. Es hoy, por la velocidad de la masividad virtual, que las “historias” que le interesan a la gente llegan a todos sin encontrar un final. Por eso, no es extraño que se haya viralizado una noticia publicada en noviembre de 2013 que involucra en un hecho violento, al hoy diputado, y por aquellos días tan sólo Ariel Baéz, el chamamecero.

QUE NO QUEDE EN PIZZA Y CHAMPÁN

Quizá para algunos, está situación es intrascendente. Para otros, sea de vital importancia, que todos los estamentos que correspondan se allanen a dar respuestas. Nada mejor para una sociedad descreída de la clase política, que por una vez y para siempre, el poder de la investidura no garantice la impunidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.