domingo 2 octubre 2022

ALERTA YACYRETÁ

Un grave conflicto se generó entre los socios de la EBY. Duarte Frutos tuvo que amenazar con desembalsar la represa. Ausencia de información del lado argentino.

Diferencias de criterio generaron un conflicto entre las partes integrantes de la Entidad Binacional Yacyretá. Los representantes paraguayos llegaron al extremo de “amenazar” con abrir las compuertas, en caso de que las autoridades argentinas no cumplieran con lo pactado.

ALERTA YACYRETÁ

Desde el 14 de agosto, fecha en que se reunió la Comisión Ejecutiva de la EBY en Buenos Aires, las autoridades paraguayas expusieron su disconformidad ante la pretensión argentina de suspender los trabajos de adecuación de la Línea de 500 Kv “Ayolas – Villa Hayes”.

Nicanor Duarte Frutos – director general de la EBY por Paraguay – manifestó a medios guaraníes que “los argentinos quieren que se suspendan los trabajos, bajo el argumento de que podría afectar seriamente a la línea 500 kV LA3, que distribuye la energía hacia territorio argentinos“. (VER)

El conflicto creció exponencialmente sin que desde las autoridades argentinas de la EBY se emitiera ninguna aclaratoria. La estrategia del silencio adoptada por los funcionarios, expuso a los argentinos a un posible “black out” como el ocurrido el 16 de Junio –día del padre– sin que nadie estuviera alertado sobre esa latente posibilidad.

GRAVE Y SOSLAYADO

Mientras los funcionarios argentinos optaban por el silencio, desde el lado paraguayo arreciaban críticas, cuestionamientos y amenazas.

El 26 de agosto, doce días después de la reunión en Buenos Aires, las autoridades paraguayas volvieron a reclamar por el “palo en la rueda”. Ésta vez, Duarte Frutos fue más explicito y manifestó “un grupo de argentinos de la empresa privada Cammesa, con el aval de directivos del lado de ese país, impide el acceso de unos técnicos contratados por Paraguay para realizar los trabajos de adaptación de la línea de 500 kV que se busca instalar en ese sitio“.

El representante paraguayo aseguró que “harán prevalecer la soberanía paraguaya sobre el derecho a usar la energía que corresponde a nuestro país“. Sus expresiones ya no eran una mera queja y se convertían en una cuestión de soberanía.

Martin Goerling, director del lado argentino de la EBY, y el jefe técnico del lado argentino, Mauricio Cardinalli, fueron sindicados como los responsables por impedir el trabajo de los paraguayos y los japoneses que fueron contratados para iniciar la obra.

La denuncia no fue una manifestación confesional, sino que fue hecha por el director de la EBY, Nicanor Duarte Frutos, durante una entrevista con radio ABC Cardinal 730AM. “Esta es una situación delicada, no podemos ceder”, sostuvo el ex presidente del hermano país, quien anunció una reunión de urgencia con los directivos de la EBY.

TENSIÓN EN NEGOCIACIONES

Ya expiraba la jornada, cuando el funcionario paraguayo, se manifestó sobre una posible solución al conflicto.

Al respecto dijo ” mediante la firma de un acuerdo definido entre los técnicos de la binacional, se debería solucionar el incidente por el cual se impidió el acceso de técnicos contratados por Paraguay para realizar los trabajos de adaptación de la línea de 500 kV”.

Pero la incertidumbre no había sido despejada. Los medios anunciaron la firma del acuerdo para el martes 27 pasado. Acto que se concretó luego de tensas horas de negociación.

Técnicos paraguayos aguardan frente al acceso de la EBY, la firma del convenio

SOSPECHOSA DEMORA

El miércoles 28, un día después de la firma del acuerdo, todavía no se materializaba el inicio de las obras. Ahora, el problema era CAMMESA.

Con justificada virulencia los medios paraguayos comentaban “Los trabajos de adecuación de la línea paraguaya de 500 kV Yacyreta-Ayolas-Villa Hayes debieron comenzar anteayer, pero fueron impedidos a raíz de la actitud prepotente del jefe técnico argentino, secundado por representantes la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa)“.

Y agregaban “El argumento de hierro presentado es que no podían autorizar el inicio de las tareas mientras no sea reparada la línea de transmisión argentina N° 3 (LA3), que había causado un apagón de grandes proporciones el 16 de junio último en Argentina (aún fuera de servicio desde entonces), cuya responsabilidad atribuyeron falsamente a Yacyretá“.

EL EXTREMO

Ayer, a pesar del “acuerdo” firmado, Duarte Frutos dijo “debido a la indefinición de la compañía eléctrica argentina, le informé a Goerling que elevaría la discusión a la Cancillería y que podrían tomar medidas por el incumplimiento del acuerdo. Le adelantó que una de ellas es desembalsar la represa y que eso afectaría la producción de energía, perjudicando principalmente al sistema eléctrico de Argentina“.

DECLARACIONES DE DUARTE FRUTOS -29 de Agosto-

¿Y AHORA?

Primera cuestión: Las obras a realizar por los paraguayos ya han sido liberadas.

Segunda cuestión: ¿Por qué un conflicto de ésta magnitud fue “silenciado” en nuestro país?

Tercera cuestión: ¿De acuerdo a lo expuesto, hasta que nivel de riesgo estuvo expuesta la Argentina de sufrir inconvenientes de producción y distribución de energía?

Cuarta cuestión: ¿Los problemas que originaron el apagón del día del padre, todavía no están solucionados?

Quinta cuestión: ¿Es admisible la actitud de los funcionarios argentinos, en el sentido de por lo menos informar de la conflictiva situación que podría haber desencadenado graves consecuencias?

Alguien debería dar explicaciones. Política en Corrientes indaga, siendo el instrumento de los intereses de cualquier argentino que quiere saber ¿qué pasa? ¿por qué pasa? ¿quién informa o desinforma?

Hoy, todavía se aguarda la palabra de los funcionarios argentinos. Nadie atiende el teléfono. Y los que excepcionalmente lo hacen, se rehúsan a fornecer información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.