sábado 1 octubre 2022

CORRIENTES SOLICITA AUTOVIA ENTRE RIACHUELO Y SALADAS

Y porque existen innumerables accidentes en nuestras rutas, tendremos que esperar unos 200 años para que se construyan estos 100 km que distan entre Riachuelo y Saladas, una simple relación de tres simples comparadas con los 3 km en construcción de la autovía corrientes- riachuelo, cuantas victimas tendríamos entonces y cuantas generaciones esperando soluciones de mejor infraestructura vial.

¿No existe otra solución más inmediata? ¿O no la quieren ver? Señores legisladores nacionales por Corrientes ¿se informaron sobre esta situación acuciante, que viene progresivamente degradando y hasta matando nuestra población en accidentes viales inexplicables? Tragedias sin razón o motivo aparente, se dice.

La solución sí que existe. Y es el control, lo que en ésta y en muchas provincias no ejercen aquellos que tienen el poder de hacerlo. No soy quién para decirles cómo, pero en este caso particular, no existe control de la provincia sobre las concesiones viales, una de ellas es la ruta 12; como también la 14.

Estas rutas según mi conocimiento y participación, se las transfirió a la Nación en tramos para mejorar el diseño y mejoramiento progresivo, allá por los años 1979 en adelante. Luego, ya en tiempos democráticos, se concesionaron cobrando peaje, también en tramos, para posibilitar nuevamente el mantenimiento y mejoramiento de las rutas en cuestión.

Inclusive -duerme en algún cajón seguramente- el proyecto de la ruta 12 con financiamiento millonario de los créditos internacionales de esos momentos, que incluía el desvió de la ruta justamente desde Empedrado hasta Paso de la Patria. La administración provincial por entonces, se había hecho cargo de realizar las gestiones de convenios con los vecinos para liberar la zona de camino, definiendo la traza y enviando a la Nación el ante proyecto donde se proponía el ensanche y mejoramiento de alcantarillas y puente. 

En ese entonces existía un informe con base técnica donde se fundamentaba que la ruta actual por su tránsito, debía reconsiderarse en su diseño estructural y que en este tramo en particular existían curvas y puentes inapropiados para la velocidad de diseño. En ese momento, 80 kilómetros por hora.

La Nación, a través del Consejo Vial Federal incluyó en su programa de obras públicas de la red vial del Mercosur, este proyecto para ejecutarlo a través de la empresa concesionaria. ¡Que paso! La crisis económica etcétera y etcétera. No tuvimos la suerte de que este proyecto se ejecutara.

La empresa concesionaria, se limitó a realizar bacheos muy esporádicos y repavimentaciones más aisladas aun, sin que se cumplieran los objetivos primarios que eran rediseñar la traza y ampliar puentes y alcantarillas imprescindibles, porque ya entonces había cobrado innumerables victimas (ejemplo puente sobre arroyo Rolón) que sigue estando en plena curva a pesar de que se hiciera un ensanche del puente.

De igual manera para la ruta 14, a pesar que ésta tuvo un poco más de suerte ya que por el tránsito internacional la provincia se benefició hasta Paso de los Libres en la que finaliza la autopista. Siendo su proyecto original hasta Carlos Pellegrini en Misiones, e incluyendo el acceso al puente Santo Tome – San Borjas obras incluidas en el proyecto de desarrollo del Mercosur.

No escapan a este análisis el resto de las rutas nacionales números 129 y 123 que tuvieran obras recientes que no se han modificado en su diseño y estructura, siendo simplemente parches y que se ejecutan -como se dice- a cuenta gotas.

Y esto, es historia, que debería ser conocida por aquellos que pretenden con la modernidad generar una autovía con cuatro bandas. Cuando, no hemos logrado en 40 años, que la Nación nos permitiera desarrollar una amplia zona de productores y a la vez proteger nuestra población que ha sido diezmada en innumerables accidentes. Suficiente hubiera resultado, mejorar el diseño de la ruta y controlar las obras que debía ejecutar la empresa concesionaria que evidentemente no ejecutó.

Hoy las obras que se ven a simple vista son bacheos, repavimentaciones sin ensanches, sin modificar peralte en curvas ni ejecución de nuevas alcantarillas y puentes.

¿Cómo creen que puedan no existir accidentes, derrapes, vuelcos etc.? Cuando le damos a nuestra población un arma potente como lo es un vehículo moderno que está preparado para circular hasta los 200km por hora o más y nuestras rutas están diseñadas para 80km.

Señores legisladores, en ustedes esta la responsabilidad de preservar lo más preciado de la humanidad, “la vida”; tan solo es gestión, los argumentos son válidos, los proyectos están, actualizarlos es de técnicos que también están. No necesitamos ni tremendos puentes aéreos, ni tantos “guardarraíl” que hacen más costosas las obras. Necesitamos que nuestra red vial, tanto provincial como nacional, sean seguras y permitan consolidar el desarrollo que esta provincia necesita y se merece.

Autora: Lucy Ortega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.