domingo 27 noviembre 2022

EL PJ BOMBARDEADO

Le tiran de todo. Y cómo entre ellos se desconfían, se tiran entre sí, por las dudas.

Hace rato que los muchachos se olvidaron del dogma. El existencialismo y la vanidad han logrado que los “compañeros” borren de su repertorio la máxima “para un peronista, nada mejor que otro peronista”. Tampoco pueden echar mano al famoso y antes, eficaz: cuando los peronistas se pelean, es porque se están reproduciendo.

Difícil tarea la de aportar pruebas que fundamenten una “explosión demográfica” del peronismo correntino. Hay dirigentes que hace tiempo abandonaron la cúspide de su virilidad y, otros tantos, ya se sometieron a la “esterilización” del pensamiento a cambio de “engordar” sin esfuerzo, mientras cuidan el chiquero ajeno. El internismo ya no genera más peronismo.

VISIÓN INTERNA

Los mesurados observan y señalan que, “los tiroteos y escaramuzas entre históricos, renovadores y revolucionarios, no pasan de una representación teatral. Son casi todos lo mismo. Fervientes integrantes de un circo dónde cada uno de ellos acepta que pertenecer a la comunidad circense significa asumir múltiples roles a ejecutar de acuerdo a las circunstancias. Es por eso que no rehúyen a disfrazarse de payasos; a ser domadores; a limpiar las jaulas; y algunas veces inclusive, pueden convertirse en hermosas trapecistas o, sorprendentes magos. Lógico, a algunos suele tocarles el rol de lanzadores de cuchillos o escupidores de fuego. Pero no les amedrenta los riesgos de la mutación. Total, lo que importa es estar. Aunque sea de adorno.”. Palmaria descripción.

HAY DE TODO, NO SE PUEDE NEGAR

Allá lejos y hace tiempo, funcionaba muy bien eso de “el que gana conduce y el que pierde acompaña”. Desde hace años que el peronismo autóctono viene sufriendo “desprendimientos”, que se convierten en “sucursales” ideológicas, pero que actúan según sus conveniencias. La más de las veces juega contra su propio origen, apoyando estrategias de poder que favorezcan a proyectos ajenos al movimiento. Cómo ahora, por ejemplo, que se avienen a respaldar las aspiraciones de Ricardo Colombi.

CABALLOS DE TROYA

El manda más de ECO, aprovecha la “oportuna” intervención del PJ nacional, para alentar una “intifada” cuyo liderazgo es ejercido por su compinche el diputado MC, Hugo Vallejos. El referente del grupo “Norte Grande”, no es el único que pugna por hacerse del sello del PJ. En las sombras y desde el Llano, viejos operadores, asiduos a la intriga con sutileza apuntan sus cañones para copar el reino del PJ.

Por eso, quienes además de tener oídos, tienen memoria para recordar lo que escucharon, señalan que “Entregarse a la voluntad de Colombi, es casi aportar a la formación de un partido único, conformado por una cooperativa de partidos sin liderazgo y sometidos a las imposiciones de quién nunca va soltar el mango de la sartén.”

LA ESPERANZA

Si el oficialismo, hoy bombardeado, vacila y se entrega, lo único que se mantiene incólume es la “militancia”. Sacrificada, siempre. Pagando los platos rotos sin siquiera haber probado la comida abundante, con la cual se empachan los mismos de siempre: una dirigencia acomodada.

Y también, sin dramatizar las circunstancias, la misma militancia sabe cómo aplicar los anticuerpos que repelan la intromisión de intereses personales, aunque venga servido en bandeja por el mozo que atiende el “mostrador” al poder de turno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.