domingo 14 agosto 2022

ENEMIGOS ÍNTIMOS

Ricardo Colombi y Carlos Vignolo se convirtieron en enemigos íntimos. Las elecciones provinciales; la interna de la UCR; y la disolución de ECO CAMBIEMOS serán los escenarios de una guerra oculta. La madre de las batallas será en el 2021. 

La fractura no fue consecuencia de un golpe seco. Los aliados, socios, y hasta amigos de ayer, pasaron a ser enemigos íntimos en la medida que se fueron sucediendo los hechos. En política, la casualidad, no existe.

ENEMIGOS ÍNTIMOS

Uno tenía aspiraciones. El otro desconfiaba. Colombi eligió lo que debía. Vignolo concluyó, que eligió mal. 

Desde el 2015, previo a la elecciones presidenciales, las diferencias comenzaron a evidenciarse. Mientras el “Mono” fogoneaba un respaldo absoluto a Macri, el “Jefe” dividía los apoyos de ECO en tres. Ricardo optó por preservar el territorio y por eso instruyó a Gustavo Canteros y Pedro Cassani para que apoyaran otras fórmulas presidenciales en primera vuelta.  Vignolo prometió que la diferencia en la derrota no superaría los 15 puntos. Y cumplió. El “Mono” entró en la lista de Marcos Peña y se erigió como el mayor “operador” en el distrito. Tenía asegurado un lugar muy cercano al Poder.


Mientras el “Mono” fogoneaba un respaldo absoluto a Macri, el “Jefe” dividía los apoyos de ECO en tres.

Pero, faltaba 2017, año en el que Ricardo cedería el sillón de Ferré. Desde la Casa Rosada mayor las fichas estaban puestas en Vignolo. Pero ninguna presión hizo dudar a Colombi, quién ya había decidido hace tiempo que el sucesor sería Valdés. Paralelamente, el “Mono” fue dibujando cual sería su “prueba” de que aún manejaba el distrito. Y apostó a Tassano. Contra todas las encuestas que manejaban en Casa Rosada, el súper Ministro garantizó que CAMBIEMOS ganaría la Capital. Y lo logró. Eso, fue un “bonus” que facilitó sustancialmente la victoria de Gustavo Valdés, cuatro meses después.

¿UN PREMIO?

La mesa chica del PRO tenía nominado a Vignolo antes de que Valdés fuera consagrado en las urnas. Era el reconocimiento al “político”, no al ministro de Colombi. Pero la movida iba más allá de un cargo. Estaba en marcha la operación 3D o “Tres Distritos”. 

Carlos Vignolo jura como jefe del PLAN BELGRANO

OPERATIVO 3D

El PRO no se banca que lo tilden de “partido vecinal”. A pesar de ostentar la Presidencia de la República y gobernar en dos distritos sub-soberanos -Provincia de Buenos Aires y CaBa- necesita “extender” sus dominios. Pero gobernar otro distrito lleva su tiempo. En ese convencimiento, Peña y su entorno miraron a Corrientes y como el “Mono” ya está en el equipo, quién mejor que él para encabezar el desembarco…

Las elecciones legislativas -provincial y municipal- de 2019 son el escenario inmediato y la herramienta más práctica. Si el “rejuntado” de partidos funciona en Corrientes, para que cambiar? Hay que mantener el modelo, pero con otros actores. Por eso, en el surgimiento de las convergencias, quién conducirá el armado de una nueva alianza será Carlos Vignolo.

De ésto sabe, porque mientras Colombi hacía palco y fotos, detrás del escritorio quién decidía era el “Mono”. Y en esa construcción está, ya no como un ministro de Colombi, sino como un ministro del Presidente de la Nación. Vale la diferencia? Sin dudas.

LISTA ÚNICA DIVIDIDO TRES

Colombi será presidente de la UCR autóctona. Y ya le restó lugares a la “Cooperativa”. Sin embargo, Vignolo, Flinta y Ast, saben que es un mal necesario; a pesar que les incomoda dividir por tres lo que debería dividirse por dos. La aparición de un lista “Arturista” no hace más que confirmar que tendrán menos espacio en el partido. Pero, qué es un Partido sin Poder? Es decir, no todo el poder pasará por el partido.

Flinta, Colombi, Ast y Vignolo. Hay gestos que lo dicen todo

CHAU ECO+CAMBIEMOS, BIENVENIDO EL QUE SEA…

Hay mucha gente enojada con Colombi, por tres motivos excluyentes:

  • Porque no gobierna él.
  • Porque gobierna Valdés.
  • Porque gobierna Tassano.

Y tanto Valdés como Tassano, son ECO+CAMBIEMOS. Diferente sería, sí el poder “negativo” de ECO+CAMBIEMOS, se licua por efecto de una nueva construcción. 

Y los dos enemigos íntimos, piensan en esa solución, hay que matar al monstruo. Después de enterrar el estandarte Nación-Provincia-Municipio, cada uno por su lado enarbolará una nueva bandera. 

Colombi no descarta volver al “Aire fresco”. Vignolo, bajo el asesoramiento del equipo de Peña, piensa en una “nueva corriente”, en la que se aglutinarán el PRO; Coalición Cívica; CiCo; los Liberales y Autonomistas con sello; el PaNu; y media docena más de partidos exánimes.

Ricardo no revalidará la alianza. El “Mono”, con precisas instrucciones, deberá construir un espacio inédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.