domingo 2 octubre 2022

HABLÓ CONFUCIO Y ANTICIPÓ EL RESULTADO

Habló CONFUCIO y entre líneas anticipó un resultado. Sin embargo, la esperanza todavía está latente. ¿Habrá milagro?

Habló CONFUCIO en el programa del periodista Gustavo Ojeda. Cada vez que el milenario dirigente abre la boca, hasta las piedras paran la oreja. Dijo y, además, dejó entrever varias verdades.

Por supuesto, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Y, para entender a Rodolfo Martínez LLano, es necesario agudizar los sentidos.

HABLÓ CONFUCIO

No por tanto madrugar amanece más temprano. Quizá por eso el líder de “Vamos Compañeros” dejó que las “listas” tuvieran nombres y que la polvareda se deposite en el suelo.

Es decir, desde la orden a sus adláteres para que hagan silencio hasta el suyo propio, tenían varias razones. La primera, no entorpecer la posibilidad de “construir” una esperanza ganadora.

La segunda, desde el análisis agudo confirmar que, las decisiones llegaron tarde. Y equivocadas.

La tercera, una cruda realidad. Hasta que el Peronismo/Justicialismo/Renovadores/Kirchnerismo y obvio “martínez llanistas” no pongan orden en la “casa”, desde Buenos Aires no vendrá la solución.

LA ESPERANZA…

Lo último que se pierde. Pero, Rodolfo sabe que con “esperanzas” no se ganan elecciones. Faltó mando y decisión para cortar la racha de 20 años de un radicalismo transversal, oportunista e impiadoso. Y el milenario dirigente la vio venir.

Esperanza y traje nuevo tienen hoy, los que con poco volumen y mucha maña, terminaron de enroscarle la víbora al “Juanchi” Zabaleta. Otra víctima de la “trituradora de interventores”. Corrientes, es difícil para todos, sea quien sea y venga de donde provenga.

Hoy, sobre la “leche derramada”, se entienden las razones por las que Aníbal Fernández no fue ungido para llevar la “gesta histórica” adelante. Lo dijo CONFUCIO: “Aníbal hubiera sido el protagonista político, judicial y mediático para éstas circunstancias”. Sólo faltó decir: “el único”. Pero, está explicito que en Buenos Aires, a nivel político por lo menos no interesa “ganar” Corrientes. Y sí, acomodar algunos alfiles en la pelea chica por la definición de quién es la “pulga más grande del perro guacho”.

UNA VISIÓN REALISTA

El dirigente político sabe que la elección del 29 de agosto todavía no ocurrió. Sin embargo, habrá que contar votos. Pero entre líneas la definición fue más que didáctica: “hay que acortar diferencias en el legislativo y quebrarle los dos tercios al oficialismo para comenzar a construir un proyecto a futuro“.

Traducido de buena fe, significa que ganar la elección a gobernador es casi una utopía. Por otro lado, no dejó de resaltar que, la oposición puede ganar municipios donde el oficialismo hoy gobierna. Es un eslabón más en el proyecto “2025”.

LLAMADO DE ATENCIÓN

Rodolfo no esquivó una definición sobre el rol del gobierno nacional en la realidad “correntina”. Sobre todo y principalmente en el aspecto político. Fue contundente, al manifestar que a Corrientes no le dan los cargos de trascendencia que le corresponderían. Ejemplo, Yacyretá.

Y razón no le falta. Hay no menos de cincuenta cargos federales que todavía no tienen “dueño” en el distrito. Y, los que están cubiertos, son menos productivos y eficientes de lo que deberían.

CORONARON CASI TODOS

Lúcido y hasta casi irreverente. Sin medias tintas explicó el porque no participó en la contienda de los cargos nacionales. Palabras que muchos seudo dirigentes deberían haber gravado y escuchado hasta al hartazgo. Se deduce que Rodolfo, en el “juego ciencia” de la política, no iba a pedir cartas sabiendo que la mano ya estaba cantada.

CONFUCIO vio que ésta, no era una contienda de liderazgos. Parece, por los nominados, una serie de amagues y juegos de cintura para que al final coronen los de siempre: “cooperativistas”; “renovadores”; “kirchneristas”; y allá en el fondo algún rebelde que supo ser atrevido.

Sin embargo, ponerse el “traje” hoy, no asegura un porvenir venturoso. En el futuro, habrá que revalidar liderazgos en el territorio. Y allí, cuando haya internas y las urnas desnuden la realidad, muchos personajes se quedarán sin letra.

SEMBRANDO

No hay dudas que Rodolfo Martínez LLano prefirió sembrar. Para más adelante, naturalmente, será tiempo de cosecha.

Hay que tener en cuenta que el milenario dirigente tiene la paciencia oriental bien asumida.

La próxima cita no será en dos años. En el año de la “fiesta” y el “loco” – por la cábala del 20 y el 22 – quizá la suerte del Justicialismo correntino esté echada. Será tiempo político de poner en orden las calchas. Y de allí en más, los que conduzcan, comenzarán a construir un proyecto de poder que los lleve a gobernar la “tierra sin mal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.