domingo 14 agosto 2022

LA INTERNA CONTRA COLOMBI

Las tres listas de ECO+CAMBIEMOS implica el disimulo de la interna contra Colombi. Mientras, su ex delfín Gustavo Valdés, juega a dos puntas.

Por lo que se murmura en el núcleo de la alianza gobernante los candidatos no son representativos. Jorge Vara no representa al radicalismo. El sustento del casi ex ministro es la “corporación productiva”. Ingrid Jetter, es a todos los efectos, un producto del laboratorio PRO, que en éstas circunstancias juega a ser “punta de lanza”. Y el “Flaco” Rey,  ya es un clásico participante cuyo premio es ese, participar.

Valdés va apoyar a todos. No le cabe otro rol. Además, su “trabajo” es erigirse en la “alternativa” que personifique un nuevo poder territorial. Con la bendición del PRO y el asesoramiento de Carlos Vignolo, el gobernador volverá a ser quien reparta los recursos de la súper estructura, administrando el “aparato electoral”.

JETTER-TASSANO

La gerente regional de Vialidad era, en principio, la figura que iría a renovar la propuesta electoral del “Cambio” en Corrientes. Desde Baires, las instrucciones fueron precisas: sumar, encabezar y posicionarse.

Sin embargo, a pesar de que el armado venía bien y estaba casi servida la conformación de una lista que recibiría el apoyo de media docena de partidos, su falta de olfato dejó caer lo que estaba casi “firmado”. Perdió el apoyo de varios espacios con votos, y se quedó tan solo con su sello, el del PRO y el de ARI – Coalición Cívica.

En el cuartel general del PRO no terminan de entender porque dejó escapar esos aliados. Ella todavía no terminó de unificar los argumentos que le permitan explicar cuál fue su error.

De todas maneras, es obvio que Eduardo Tassano propició que “Cuqui” Calvano pusiera la “cara”, para recibir los correctivos -merecidos- que le propinaron horas antes del cierre de listas.

Mientras Jetter ponía cara de circunstancias, los que serían socios se retiraban defraudados. No cumplieron con la palabra empeñada. La dirigente macrista argumentaría que “nada podía hacer porque los avales estaban en poder de Calvano”. O sea, Tassano mandó a romper la alianza, y logró imponer a Calvano y Gabriela Gauna. Ingrid Jetter, encabeza. Nada más.

COLOMBI, DISIMULA

Luego de la fotonovela que lo tuvo como protagonista junto a Miguel Ángel Pichetto; Camau Espínola; Rogelio Frigerio y Humberto Schiavoni; Ricardo Colombi cometió una picardía que terminó por “minar” la escaza confianza que Mauricio Macri mantenía con respeto a él. No haber cumplido con lo acordado, darle un lugar en la lista a un representante de Mauricio Espínola; fue un paso en falso. La reacción fue inmediata, armarle una lista paralela, tarea que fue encomendada a Carlos Vignolo.

Ricardo Colombi reunido con Pichetto, Schiavonni, Frigerio y Camau Espínola

Ricardo quedó relegado al ostracismo. Casi absoluto. Ni siquiera sus actitudes exhibicionistas junto a Martínez Llano; o los tiros por elevación a la gestión Tassano; menos todavía sus operaciones en el ámbito del Poder Judicial, le han dado sustento para recuperar el protagonismo. El jefe territorial es otro. Y él, lo sabe.

Su único consuelo es que Susana Benítez tiene casi asegurada su consagración como diputada. Y esa certeza le produce arranques de furia y periodos repentinos de aislamiento. Ya no tendrá “poder” sobre los diputados. No podrá gerenciar un bloque. Su hegemonía dejo de ser luna llena y está más para cuarto menguante.

Aun así, disimula. Mientras, va tejiendo estrategias que respondan a cualquiera de los resultados que arrojará octubre. Para él, cualquier candidato le viene bien. Ya lo dijo “los peronistas deben entender que en el 2021 seremos aliados”. Por suerte, el voto de Colombi, es secreto. En esa cuestión es igual a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.