miércoles 30 noviembre 2022

LIBERALES EN CAMPAÑA

La política, a veces, engloba en la apreciación general muchas características. Lamentablemente, en su gran mayoría, la opinión del ciudadano sobre la cuestión, no es positiva. Sin embargo, en épocas de “campaña” se suceden hechos rescatables, que no pasan desapercibidos y se convierten en historias dignas de ser relatadas.

LIBERALES EN CAMPAÑA

No son desconocidos. Tampoco son famosos. No son candidatos ni funcionarios. Pero respiran y transpiran política. No tienen el perfil “moderno”que algunos gurúes intentan imponer, incorporando a la actividad política: artistas, payasos y entenados. Son gente común. Con familia, con trabajo, con historias. Hombres y mujeres protagonistas del día a día; los que permanentemente están más en contacto con el vecino, el amigo, el afiliado.

Son de aquellos que no recitan el “discurso”. Prefieren hablar poco y, siempre, mirándote a los ojos. Andan por todos lados. Bien recibidos por amigos o conocidos; o hasta por aquellos que jamás los vieron en la vida. Es la confianza. Eso, que para generarla lleva años. Y para perderla, basta con una mentira. Generan hechos, casi insignificantes para éstos tiempos. Pero son de aquellos que pueden reunirse a charlar de política, mate de por medio, y siempre con la consigna de decidir “que pueden hacer, como pueden ayudar”. Siempre dando.

LOS QUE ESTUVIERON, ESTÁN Y ESTARÁN

Cuestión de disciplina? No. Convicción. Compromiso. Identidad. Así son ésta estirpe de liberales. Viven su “celeste”, y se atavían generosamente para destacar el orgullo de ser, sin disimulo. Se los vio ayer en medio de una “caravana”. Auténticos en su algarabía. Originales en su colectivo adornado para la ocasión. Todo producto de un esfuerzo en común y de un sueño mayor. Son amigos, son chamigos. Son los de siempre. Éstos “atrevidos” que con poco hacen mucho. Y en su coraje, hacen sentir que junto a ellos, están los que ya habitan el “cielo celestial”; los que querían  participar y no pudieron; y lógicamente, los que con la mirada van siguiendo el rastro del rumbo celeste. Inevitable, tentador, convincente.

VALE DECIR

De nada servirá el anonimato. Porqué aunque lo intenten, no pasarán desapercibidos. Hay que mostrar lo que se tiene. Cuando lo que se posee son valores, mucho más importantes que los bienes. Aquí están. Si no los vio, no faltará oportunidad para que se aparezcan en su puerta. Vaya conociéndolos, son los LIBERALES.

Carlos María Vallejos Ripoll, Ramón “Negri” Aguirre y Aníbal Lezcano

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.