miércoles 30 noviembre 2022

LISANDRO ALMIRÓN “DIX”

Referente local de la Unión Celeste y Blanco, y delegado de la ANMaC (Agencia Nacional de Materiales Controlados) en Corrientes,  doctor Lisandro Almirón, tuvo la deferencia de brindarnos una entrevista y realizó importantes declaraciones.

El joven dirigente correntino fue protagonista, días atrás, de una “pequeña tormenta” en el ámbito de la Alianza ECO – CAMBIEMOS local. Es que el 24 de junio próximo pasado, al cierre del plazo para la presentación de las listas de precandidatos para las PASO ante la Justicia Nacional Electoral, la Junta Electoral del Partido Unión Celeste y Blanco -que el mismo integra- presentó su “propia lista” de precandidatos a Diputados Nacionales. El gesto político, sorprendió a todos, y provocó un revuelo de proporciones en la mesa chica de la alianza que capitanea Ricardo Colombi. Nadie imaginaba que ECO – CAMBIEMOS podía llegar a tener más de una lista. Pero la realidad supera las especulaciones y Lisandro Almirón, sin amagues, le pegó una sacudida a la “jefatura natural” de la alianza.

Haciendo uso de un derecho y sin entrar al juego estéril de las escaramuzas verbales vía declamaciones públicas, el referente demostró que, a diferencia de otros políticos y funcionarios, no le falta personalidad ni razón, y actuó en consecuencia. Si para la cúpula de ECO – CAMBIEMOS, los “pataleos” de Gustavo Canteros e Ingrid Jetter, que ya habían reclamado no sólo mayor “transparencia y participación” sino hasta internas para elegir los candidatos que representen a ésta alianza, el gesto político de Lisandro Almirón puso blanco sobre negro y los notificó de que aunque lo nieguen, hay cuestiones internas todavía no resueltas en el sector.

Horas después del “cintarazo” fueron febriles los “operativos de presión” desde diferentes sectores de poder locales y nacionales, para que el referente de Unión Celeste y Blanco, no consumara los pasos siguientes para la oficialización de la lista de precandidatos a Diputados Nacionales, que ante la opinión pública, haría visible las “rajaduras” que se presentían en la Alianza gobernante -local y nacional-.

El lunes 26, Lisandro Almirón, dio un paso atrás. No fue un “bajar la candidatura” temeroso y en silencio. Tuvo la hidalguía de exponer a la opinión pública los motivos de su “retracción”. Y en sus declaraciones deja claro, que el camino del dialogo es una condición inevitable e imprescindible para afianzar la Alianza ECO – CAMBIEMOS. Para Almirón, construir consenso y establecer fundamentos programáticos, exige protagonismo y poder de decisión dentro de mecanismos de consulta. Lógico, el joven dirigente, tiene sus pergaminos y no se considera un convidado de piedra ni un socio minoritario dentro de ECO – CAMBIEMOS. Queda claro, que en ésta oportunidad, las determinaciones de la cúpula que preside Ricardo Colombi consiguieron imponerse. Pero también, para la misma “mesa chica”, ahora ya no se trata sólo de “quejas verbales”. Lisandro Almirón les demostró que no se quedará solo en las palabras, y que podrá actuar de hecho y por derecho, si algunas cuestiones no se corrigen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.