domingo 4 diciembre 2022

¿MENTIRA PIADOSA O REALIDAD VIRTUAL?

Tendrá que pasar al menos una década, para que algún espacio público concreto, surja en alguno de los terrenos del Plan Costero que serán rematados entre abril y octubre de 2019.

Mientras la “dupla” Tassano-Vignolo concentra en pseudo conferencia de prensa, al grueso de los medios rentados -con el dinero de los contribuyentes- para continuar con el relato, la ciudadanía continúa siendo desinformada.

Sin disimulo una radio capitalina publicó una nota en base a la conferencia de prensa y al lado el “banner” publicitario de la Municipalidad de Corrientes.

PINOCCHIO PARA TODOS

No les va a crecer la nariz por mentirosos. Ya no les creció en todos estos años, porque ahora se daría la excepción? Eduardo Tassano en compañía de Carlos Vignolo reiteraron una vez más el ejercicio de la teoría de Joseph Goebbels: Miente, miente, que algo quedará…

No hay la mínima posibilidad de que se cumpla lo que dijo Tassano:
Vamos a aprovechar los terrenos nacionales donde hoy no entramos los correntinos”. Porque los terrenos irán a “remate” y pasarán a ser propiedad privada. Otra cosa sería decir que, dentro de las condiciones para la venta están incluidas las superficies mínimas destinadas a: calles, paseos y plazas y espacios semi públicos. Es decir, el acceso, en algunas áreas será restringido o condicional; o de tránsito. Algo absolutamente lógico, porque cualquier emprendimiento inmobiliario debe incluir “accesos propios y compartidos; y espacios verdes de uso común o privado”.

También miente Vignolo. No honra la verdad diciendo:
En 2019 trabajaremos en los terrenos. El primer trimestre será la etapa administrativa legal, y luego empezarán a ingresar a los predios para trabajarlos y ponerlos en condiciones”. Claro, el Estado se hará cargo de la demolición; ese es el “trabajo“.

NÚMEROS CONCRETOS

Según expresaron los funcionarios, 89 HECTÁREAS de un total de 111, serían recuperadas para el uso público. ¿Verdad o Consecuencia? Mentira. Las 89 hectáreas podrán ser de dominio público, lo que no significa que la totalidad esté destinada para su utilización gratuita.

Vignolo es veterinario, se supone que algo de “cálculos” sabe. Por eso, llama la atención que no haya mencionado cual es la proporción comparativa en superficie de uso; teniendo en cuenta las 22 hectáreas que serán exclusivamente de uso privado, multiplicando solamente por cinco, ya supera casi en un 20%, la superficie de 89 hectáreas destinadas al dominio público. Si los terrenos a la venta, cuentan con la autorización para la “edificación” de predios de hasta 35 pisos, imagine la diferencia?

Sólo utilizando el 50% de la totalidad de las 22 hectáreas para edificaciones en propiedad horizontal -departamentos, hoteles, shoppings, etc.-, los inversores lograrían en media un espacio “rentable” equivalente a 385 HECTÁREAS o, 3.850.000 (TRES MILLONES OCHOCIENTOS CINCUENTA MIL) metros cuadrados.

Hasta 35 veces podrán “multiplicar” los inversores el “espacio” rentable.

NEGOCIO PARA PRIVILEGIADOS

Éste negocio no fue ideado para que sus “cerebros” lo disfruten. Esto fue fríamente planificado para que los beneficiados gocen de los privilegios por lo menos durante tres generaciones.

Es un mega proyecto que involucra al Estado -y sus recursos- de manera directa. Todos los servicios básicos para satisfacer la potencial demanda de las áreas destinadas al uso privado, serán ejecutados por la municipalidad o el gobierno provincial, o en su defecto por las empresas privadas concesionarias de esos servicios. La ampliación de las redes de agua potable; cloacas; energía eléctrica; y además el trazado y construcción de calles, sin la más mínima duda deberán ser “obras públicas”. Ergo, todos los correntinos mediante nuestros impuestos, solventaremos la infraestructura básica para los “terrenitos” que integren los espacios destinados al uso PRIVADO.

CIFRAS Y COTIZACIONES

Comprar un terreno en ésta zona, a través del “remate”, no incluye a los postulantes a un crédito PROCREAR. Sólo los grandes inversionistas tendrán el efectivo en dólares y reunirán los requisitos exigibles para participar de la compulsa.

Es lógico que los terrenos se venderán por “bloques”. Dependiendo de la superficie de cada sector que saldrá a la venta, se dividirá en dos, tres, o más fracciones. De ésta forma, la “operación”, se tornará más transparente y participativa.

Los valores de la cotización del metro cuadrado de los terrenos en cuestión, dependerá de quién determine la tasación. Por ahora, el mercado, fija un mínimo de U$S 400 y un máximo de U$S 600 por metro cuadrado de superficie mensurable. Es decir, no se cuenta el valor potencial de los metros cuadrados en el “aire”, representados por la construcción en propiedad horizontal.

Una hectárea en el área que involucra el proyecto Agua Brillante podrá llegar a valer 160 millones de pesos (U$S 4 millones).

INOLVIDABLE

Tassano y Vignolo pasarán a la historia. En que categoría, no se sabe; pero por lo que se viene, es posible que los ciudadanos de la Capital decidan tarde o temprano enmarcar la foto de sus rostros en un afiche cuyo título no será “Ciudadanos Ilustres”, y sí “Buscados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.