sábado 26 noviembre 2022

MONO OPCIÓN, O SEA…

Mucho antes de que la campaña a gobernador de Valdés sea coronada con el éxito, el “Mono” Vignolo ya figuraba en los planes de la Jefatura de Gabinete. Es decir, Marcos Peña y su entorno, tomaron nota de las cualidades de “buen armador” que el Ministro de Colombi supo exhibir ante los “gurúes” de la gestión nacional. Consolidado por paliza el triunfo de CAMBIEMOS en Corrientes, ungido Valdés gobernador, desde la Casa Rosada le avisaron a Vignolo “veni, que te haces cargo del Plan Belgrano“.

SE FUE SIN DECIR ADIÓS

Colombi sonreía ante la partida de uno de sus escuderos dilectos. No hubo tiempo para decir adiós. Y quedó en el aire una pregunta: ¿Volverá?

Esa es la pregunta que a cada día, el tiempo va enterrando una respuesta. Porque para Colombi, Vignolo es un “préstamo” al gobierno nacional. Para el gobierno nacional el “Mono” es un hallazgo, que todavía tiene mucho para dar. Y se habla de que Corrientes es chico para la capacidad del ex intendente de la Capital y ex ministro provincial.

Para aportar, sobra tiempo. Para volver, tiempo no sobra. Sin quererlo, Vignolo pasó de ser un referente local fuerte, a un interlocutor nacional peso pesado. Colombi lo siente, pero no lo llora. El “mercedeño” tiene a su alrededor unas fieras del “armado” político para cada circunstancia.

MARCANDO LA CANCHA

Fue en la Rosada -28 de mayo pasado-, en una reunión de alto nivel, dónde Gustavo Valdés le hizo sentir al “Mono” la realidad del manejo de los territorios. Macri y Aguad, estaban en la misma mesa. También Tassano y Ast. El tema era el mentado proyecto de Desarrollo Costero de la ciudad Capital. Cómo el “plan” todavía estaba en pañales, las discusiones sobre determinadas cuestiones fueron subiendo de tono, y el gobernador no dudó en decirle a Vignolo en tono rudo: “No te olvides que soy abogado, yo no estudié veterinaria“. Es que las negociaciones por ese “máster plan” no son tan sencillas. Hay una serie de elementos que convergen para que, inevitablemente, Vignolo aparezca más como un “funcionario del gobierno nacional” que como un referente político correntino, conocedor de las características de su territorio.

MONO OPCIÓN

O sea, una sola. Carlos “Mono” Vignolo debe cumplir lo que Macri prometió: las obras en Corrientes no se paran. También debe cumplir con Gustavo Valdés: las obras en Corrientes no se paran.

Es obvio que en estas circunstancias Vignolo pasará las del “mono“. Primero, porque deberá recordarle a Macri el “valor” de sus promesas. Y paralelamente, deberá -con hechos, no palabras- mostrarle a Gustavo Valdés, que no es necesario que le hagan “acordar” que “él Mono” es correntino.

PRObablemente

El futuro es incierto. Mejor dicho, el futuro, todavía no llegó. Con la posibilidad cierta de continuar al frente del Plan Belgrano en caso de que “Cambiemos” retenga la Rosada en el 2019, Carlos “Mono” Vignolo va paso a paso cimentando su proyecto dentro del proyecto general. No será necesario el traumático “cambio de camiseta”, con jugar en el mismo equipo es suficiente. Y de eso se trata, tal vez el “equipo” de la Rosada -la de allá, dónde se cocina el estofado- haya comenzado a pulir el diamante bruto para engarzarlo en el 2021. Al final de cuenta, el Mono, es correntino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.