domingo 27 noviembre 2022

TASSANO Y UNA ARDUA TAREA…

Desde el 10 de diciembre la capital tendrá nuevo intendente. El titular del ejecutivo comunal será parte integrante de la “pirámide nación, provincia, municipio” tan promocionada durante el 2017. Se vislumbra una ardua tarea. 

Desde el 8 de octubre a la medianoche muchos correntinos comenzaron a imaginar cómo sería en la realidad éste tan mentado “tándem“, plasmado en la alianza de gestión entre Nación y Provincia, que por fuerza de la estrategia electoral incluyó al municipio de la Capital.

No hubo que esperar ver al “rengo caminar” para advertir que las autoridades electas de la “comuna” tienen ideas propias en algunas cuestiones. Ejemplo concreto es la remisión del Presupuesto y de la Tarifaria con antelación a la asunción de las nuevas autoridades. Los gestores electos, intuyeron que “al que madruga Dios lo ayuda”, y no dudaron en redactar ambos proyectos de Ordenanza para que sean analizadas en el cuerpo legislativo de la ciudad de manera inmediata. La medida fue encarada con tal convicción y fundada en un sólido respaldo electoral, que hasta lograron que el Intendente en funciones refrendara los proyectos y los remitiera para su tratamiento al Concejo Deliberante.

LO PRIMERO, ES LO PRIMERO

¿Qué gestión puede iniciarse con el pie derecho sin tener su propio esquema de “gastos y recursos”? Ninguna. Justificadamente, sin apelar a la genialidad, las autoridades electas priorizaron la lógica: Presupuesto y Tarifaria. Dos instrumentos normativos que aseguran, por lo menos, que la máquina arranque.

Y en eso de arrancar, sorprendieron, con una impensada voracidad fiscal. El proyecto de Ordenanza Tarifaria, no sólo fue gestado con un índice de aumentos en los tributos, superior a la inflación estimada por Nación, sino que también incorporó la “novedosa” metodología de convertirla en bianual. Son incorregibles, algunos…

Algunos observadores, no los simples contribuyentes, sino aquellos que conocen el “cómo” de los vericuetos de administrar las haciendas públicas, saben que la previsión es un ejercicio imprescindible. Por ello comprendieron, que el Intendente electo y su equipo -sin ruborizarse-, hayan decidido jugar sus cartas antes de que la tormenta les arruine los primeros días de gestión. No hay dudas, o por lo menos es visiblemente comprobable, que la Municipalidad está carente de recursos. Que en lo inmediato, una gestión recién asumida, deberá mostrar previsibilidad, orden y transparencia. Y en ésto último, los mismos analistas, consideran que la “caja de Pándora” habrá de escandalizar a muchos cuando se destape. Por eso, Tassano impulsó el tratamiento de esas dos normas fundamentales, a efectos de que “ningún payé oculto en la caja” le amargue la Navidad. Ni a él ni a los habitantes de la ciudad de Corrientes.

DOBLE TRABAJO

Cuando las nuevas autoridades comunales se hagan cargo, tendrán dos frentes de obras, uno interno y el otro, externo. Éste último es el que será visible para el contribuyente y los habitantes de la ciudad. El frente “interno” será casi íntimo y, el más difícil de ejecutar sin “daños colaterales“.

Para el inicio, se aguarda que la gestión de Tassano, realice un conjunto de auditorias cuyas conclusiones y resultados sean difundidas públicamente, para que los capitalinos tengan noción de la realidad. Por primera vez, aunque duela, los “elegidos” por la mayoría deben mostrar a la totalidad de los habitantes de ésta ciudad principalmente: a) Cuántos empleados hay en el municipio. b) El monto de las deudas consolidadas. c) El monto de sus créditos consolidados. d) Un detalle de los bienes patrimoniales de la comuna. e) Cuántos vehículos -de todo tipo- posee la comuna; su estado; y a cargo de que área o funcionario están asignados. f) Detalle de las obras en ejecución; el presupuesto; los plazos para su conclusión.

Los contribuyentes no tienen mecanismo de defensa ante la malversación y el engaño. Pero seguro, estarán agradecidos de que se les informe con meridiana precisión, cuál es el estado de la comuna que ellos solventan con sus impuestos, aunque sea en parte.

Sabe el Intendente, que de él se espera que no repita errores y que no profundice vicios. Ahora que llegó, es hora de hacer lo que se debe. Si no lo hace, no valdrá la pena encarar la ardua tarea de gobernar para todos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.