sábado 26 noviembre 2022

UCR: UNIDOS CON RICARDO

La “unidad” está al caer. Ricardo Colombi lo estaría logrando. Hasta en Paso de los Libres consiguió encolumnar a los “radicales libres”.

Falta poco. Y quizá esa cercanía al límite, le adiciona “dramatismo” a la interna radical. Sin embargo, la “escuela democrática”, hace que el ejercicio de la democracia en las urnas, tenga pasos previos que domestican cualquier rebelión.

LIBRES: EN LIBERTAD CONDICIONAL

Colombi tuvo que operar en auxilio de Eduardo Vischi. El mercedeño intervino directamente en el conflicto libreño y apeló a la lógica retórica para aplacar las pasiones militantes en beneficio de un proyecto de poder.

Fue en su estudio de Mercedes, donde el líder nato del radicalismo correntino, juntó a las partes y fue cortante: o se unen o desaparecen. Es que Ricardo les mostró una realidad que va más allá de las circunstancias. “En ésta crisis, si consiguen hacer votar al 40% de los afiliados son unos genios” les dijo. No dudó en hacerles notar que “El Partido sin poder no es nada. Quieren poder? Recuperen la Intendencia. Para eso, la única manera es fortalecerse en la unidad”, les manifestó sin rodeos.

A su turno, cada sector esgrimió su postura. Los cuestionamientos fueron incisivos, hasta impiadosos. Pero Peteco Vischi, cavilante, supo que el silencio era la mejor defensa. Para que debatir lo obvio habrá pensado el diputado radical.

Salieron de Mercedes portando una arenga pragmática y con dos premisas: pensar un discurso que no los deje en ridículos; y convencidos que deberían ceder para poder concertar. Por lo menos por ahora, hay un largo camino hasta el 2021. 

Ambos sectores de retorno a su ciudad, a pesar de viajar separados, estaban unidos en el pensamiento.

CASI TODO ACORDADO

Son febriles las negociaciones y las reiterativas “llamadas” para volver a ratificar que la unidad es el camino. Hay un margen ínfimo en algunos departamentos, que podrían convertirse repentinamente en “el pelo en la leche”, pero no influirían en el armado principal: Colombi Presidente (de la UCR, por lo menos).

La operatoria en busca de garantizar la unidad es implacable. El pase de facturas incluye sutiles y convincentes amenazas. Nada ilegal, apenas las frases típicas que pueden hacer pensar dos veces. Y eso, en política, es básico: la duda congela el heroísmo. 

FRAGILIDAD GARANTIZADA

El radicalismo terminará “unido”. No significa que haya conseguido fortaleza e integridad. Hay una notoria sensación de resquebrajamiento, que apenas se subsana con el artilugio de recomponer la imagen para la “foto”. Al final, es lo que importa. 

Ricardo Colombi será Presidente. Habrá bombas de estruendo, aplausos, fiesta y discurso. No será un reinado pleno. Su propio veneno pasó a ser el trago amargo que deberá desayunar todos los días. El divide y reinarás, pasó a ser “rejunta o desaparecerás”.

No hay dudas que los “reflejos” del caudillo están en deterioro. Sobrevivir es un precio muy alto. Tanto, que desde la cumbre, podrá comprobar que el poder condena a una eterna soledad. Y cuidado, deberá mantener el fuego vivo, porque hasta las sombras pueden convertirse en “enemigos íntimos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.