miércoles 17 agosto 2022

UNA LOGIA DE CARADURAS

Genuflexos y serviles, una “conocida” mayoría de Concejales se burló de los ciudadanos y habilitó el aumento del transporte público. Ocho hicieron honor a su “dialéctica” falaz; cinco asumieron la peor posición representativa: no decir nada, cuando se los eligió para que representen la voz del pueblo. Sólo cuatro ediles pusieron la cara y un gesto de sentido común, votando contra un aumento que no tiene sustento técnico, financiero, ni jurídico.

De vuelta la misma historia. Un Concejo Deliberante insensible y permeable, más atento a las exigencias de empresarios millonarios y de sindicalistas barra bravas, que a las necesidades de una comunidad que debe optar entre comer, trabajar o estudiar. Y en el medio, la tarifa del transporte público. El elemento de presión más injusto que existe, porque condena a la resignación.

¡¡¡GRACIAS MIL!!!

No van a sacar ni una moneda de su bolsillo para comprar una idea. ¿Para qué? Si las cuestiones tarifarias a tratar en el Concejo les llegan “empaquetadas”, o en “sobres”, o a instancias de alguna dudosa “orden partidaria”; cuando no sobrepasan la desfachatez y  reconocen, que han “dialogado” con el empresario a efectos de convenir posiciones intermedias.

Lúdicos empedernidos, juegan con la angustia existencial ajena, y no les tiembla la mano, cuando deben refrendar algo que saben, va a producir daños irreparables en la economía de la mayoría de las familias.

Son los mismos que se devanean en la televisión o exhiben un pobre contenido en sus frases hechas cuando opinan en la radio. Los que se sacan fotos cuando caminan -pocas veces- por las barriadas. Éstos, que se disfrazan de comunes, cuando en la intimidad se consideran “elegidos”, en el sentido más insultante de la palabra porque desde su obtuso e improductivo egoísmo hacen uso del mandato para condenar al mandante -el pueblo-.

Los concejales agradecerán eternamente, a los distraídos que con su voto, los colocaron en el lugar de privilegio que les permite hoy traicionar la confianza del ciudadano sin la mínima posibilidad de un castigo o punición. ¡¡¡GRACIAS MIL!!! Clink, caja…

INSUSTENTABILIDAD

Los Concejales que desnudaron su condición de caraduras, fueron cómplices de una decisión que no tiene sustento técnico, financiero, ni jurídico.

En el aspecto técnico – operativo, hay incumplimientos recurrentes por parte de la concesionaria del servicio, que muestra la precaria prestación del mismo; su notable irregularidad; el incumplimiento de condiciones exigibles obrantes en el pliego, etc. Sin embargo, a la hora de requerir una actualización de la tarifa, el fundamento se limita a costos varios. Es evidente, que los concejales privilegian la justificación del empresario por sobre la posibilidad de exigir el cumplimiento irrestricto de sus obligaciones, las que constan claramente enunciadas en el pliego.

La cuestión financiera, es tan insustentable como la esgrimida en lo referente a la justificación técnico – operativa. Es de manual que el empresario siempre aducirá un costo financiero alto, más en éstas circunstancias en que la economía argentina, agoniza entre una marcada recesión y una indomable inflación. Pero, a ningún concejal se le ocurrirá solicitar que el empresario “achique” su margen de ganancia o procure costos financieros más bajos; esas cuestiones son de índole privada, pero el desfasaje, lo paga el usuario. Sin contar, aunque sea evidente, que el empresario utiliza prácticas evasivas convenientes a su ánimo de lucro, como ser: empleo en negro; no integración de aportes; radicación de unidades en otras jurisdicciones; etc.

Es en el aspecto jurídico, dónde la “falacia” ha hecho cotidiana una justificación impuesta sin sustento. Cuando se habla de “subsidios” a la tarifa del transporte, en realidad debe decirse “aportes” al empresario prestador del servicio. Un hecho que durante años ha reportado cientos de millones al bolsillo del concesionario, sin que se ejecute un control serio sobre los fondos asignados. Aún hoy, en que los mecanismos de control se centran en la cantidad de pasajeros transportados -vía métodos tecnológicos “SUBE”- se insiste en el error del aporte al prestador del servicio y no directamente al usuario. Además, el subsidio es una condición excepcional, que debería tener perfectamente estipulado un periodo y un destinatario. No debe ser irrestricto; y si destinado a aquellos que por su condición de vulnerabilidad social o económica no pueden costearlo sin resentir la adquisición de otros bienes o servicios esenciales. Debe ser adjudicado con un tope de viajes diarios; considerando como prioritarios, la asistencia al trabajo, al centro educativo o a la asistencia médica.

CONOCERLOS Y RECORDARLOS

Valorarlos por sus actitudes más que por sus discursos o promesas de campañas. Quizá el único e indelegable derecho que tienen los ciudadanos. Observar sus rostros y recordar sus nombres, para saber quiénes son y cómo actúan.

CONCEJALES QUE VOTARON EL AUMENTO

Concejal Juan BRAILLARD POCCARD
Partido Popular – ECO+CAMBIEMOS

CONCEJALES QUE SE ABSTUVIERON

Concejal Germán Braillard Poccard
Frente Renovador

CONCEJALES QUE VOTARON CONTRA EL AUMENTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.