domingo 14 agosto 2022

VALDÉS ESTÁ CONDICIONADO

Valdés está condicionado. A pesar de los adulones de turno. Aunque los periodistas militantes lo pinten como estadista. Además, la política en serio no es sinónimo de caprichos con aires de grandeza

Cuando los abogados devenidos a periodistas derrochan “alabanzas” sobre Gustavo Valdés, el motivo es simplemente mercantilista.

Esa raza de opinólogos no es pura. Es resultado de un “maridaje” entre la mediocridad del medio y la estrategia del poder que siempre, inevitablemente, invierte en personajes genuflexos capaces de recitar un relato ajeno a la realidad del ciudadano común.

Estos individuos flacos de personalidad no existen sino buscan acomodarse al calor del gobierno de turno. Son “comerciantes”. No periodistas. No comunicadores sociales. Mucho menos, honestos intelectualmente.

LOS MEDIOS Y EL MENSAJE

Corrientes tiene esa particularidad. Los medios son “sucursales” de los vaivenes del poder. Y en esa olla se cocina el relato insensato e insustentable que contrasta con la vida cotidiana de los que jamás podrán integrar ese círculo privilegiado. Aunque justamente, los que no serán, son los que deciden quienes van a perdurar en la cúspide de la cadena alimentaria.

En éste zoológico de vanidades no hay enemigos. Mucho menos memoria. Por eso, cuando el éxito es inapelable, hay que observar con lupa por donde vinieron y que hicieron. Inclusive, los abogados o veterinarios; o hijos del que leía los diarios; o la que aprendió más a apretar burdamente “haciéndole la cabeza a su audiencia” para después hacer gala de un silencio bien pago. Ellos, antes que periodistas, son operadores.

LOS ADULONES DE TURNO

Otro conjunto de rara avis que surgió para inocular la anti política en la política son los “personajes” de fácil identificación popular. Deportistas, payasos, musiqueros, todo vale. El contenido es lo de menos.

El poder político puede eso y mucho más. Porque la lista sábana es perversa y sobre todo, porque la renovación es apenas una expresión vacua.

Si algo faltaba el escenario se completó con los “mutantes“. Si bien Borocotó (Ver más) fue el origen de esta estirpe, antes de su “salto estelar” en la política ya había varios ejemplos de personajes con “mil caras y variadas posiciones”. Para entenderlo hace falta información y memoria. Ambas cosas escasean en Corrientes.

Pero los mutantes son apenas un síndrome de la política. El tiempo es eterno, las oportunidades efímeras. Entonces la ideología, el honor, la conducta, etcétera, pierden su valor sustancial y dan forma al valor relativo de lo que hoy se llama “transversalidad” .

Quizá por eso ya no importa donde estar y sí, estar a cualquier costo. Cuando la historia juzgue la actitud el protagonista ya ni siquiera será recordado. Esa es la diferencia entre ser o no ser un ciudadano con mayúsculas.

VALDÉS ESTÁ CONDICIONADO

Es un hecho. Su trayectoria indica que para llegar hasta aquí, convertido en un semi dios, fue necesario que otros semi dioses le dieran la bendición.

Lo sabe e íntimamente, es consciente que el “relato electoralista”, es un ítem que coadyuva en la construcción. Pero, es apenas una “herramienta” descartable. La edificación del poder es permanente.

Gustavo Valdés quizá no sea una mala persona, mal funcionario o pésimo dirigente. Sin embargo, su condición de hombre público con base política lo obliga a respetar ciertas normas no escritas. En ese sentido, la afirmación de que la elección de su compañero de fórmula -vicegobernador- es una decisión absolutamente personal, es por lo menos una mentira piadosa. O talvez un recurso propagandístico para simular la evidencia.

El gobernador es lo que hoy representa gracias a un equipo con rodaje –algunos originarios y otros convidados de piedra-. Los miembros históricos de ese conjunto tienen injerencia y derecho a sugerirle nombres.

La Unión Cívica Radical es la garantía de que se respete la esencia de una sociedad política y social exitosa. No hay espacios ni fundamentos para personalismo y capricho.

Su partido y los partidos aliados decidirán quienes integrarán la tríada que Gustavo Valdés deberá considerar indefectiblemente para nominar -en acuerdo- a su complemento en la fórmula. Hasta hoy, ese trío está integrado por una mujer y dos hombres. Si se tomara la decisión de innovar con la paridad de género, la vicegobernadora sería una aliada “pura” de la Alianza. Los dos dirigentes postulados también, son históricos integrantes de la coalición gobernante. Uno de ellos, es radical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.