sábado 26 noviembre 2022

ADVERTENCIA DE LA JUNTA ELECTORAL

El domingo pasado, una falla en el Centro de Cómputos, demoró la “carga” de información vital para que se conozcan los resultados del acto eleccionario. No se supieron los motivos que ocasionaron el incidente. La justicia electoral pidió informes.

La “transparencia” de un acto electoral, no puede estar sujeta a improvisaciones. El retraso en la carga de datos contenidos en los “telegramas”, para la efectiva difusión de los resultados que arrojaron las urnas, no fue un accidente. La negligencia y la falta de profesionalismo pusieron en evidencia -nuevamente- que hay mucho por corregir en el ámbito de los procesos electorales en nuestra provincia.

ADVERTENCIA DE LA JUNTA ELECTORAL

Los jueces miembros de la Junta Electoral exigieron que los responsables del Centro de Cómputos, señores José Carballo y Luis Alberto Ullón, informen sobra las causas que originaron el retraso de la carga de datos el domingo 8/10 y los motivos que afectaron el acceso normal al padrón “on line” para consultas, que desde el jueves presentó muchos inconvenientes para los ciudadanos que pretendían acceder a la web.

El organismo, integrado por los magistrados Gustavo Sanchez Mariño, María Eugenia Sierra de Desimoni y María Eugenia Herrero, dictaron la Resolución número 19, por la cuál se manifiesta un “severo llamado de atención” a los responsables técnicos del área y exhorta a los mismos, a que produzcan un informe minucioso sobre el incidente. Asimismo, ordenó que se de a conocer a la opinión pública, el texto completo del informe solicitado.

CUESTIÓN DE TAMAÑO?

Desde el domingo a la noche quedó como poco consistente la explicación que el presidente de la Junta Electoral, brindó a través de algunos medios periodísticos, sobre las “posibles” causas del retraso en la carga de datos. El magistrado dijo que “estuve recabando datos, y se nos explicó que hay un problema con el tamaño de los telegramas. Pero está garantizada la transparencia, porque los resultados no se modifican”. Es incomprensible e inadmisible, que a la vista del desarrollo tecnológico que impulsa al Mundo, los responsables de las operaciones en el Centro de Cómputos respondan que el “colapso” se debió al “tamaño” de las imágenes producto del scaneo de los telegramas.

Quiere decir que no se tuvo en cuenta, un rango estándar (Mínimo/Máximo) para el tamaño de la imagen de cada uno de esos telegramas. Ésto es evidente, porque se conocía con antelación cuantos “telegramas” iban a “cargarse” al sistema. No era un dato “incógnita”. El número de telegramas a cargar era el mismo a la cantidad de urnas: 2407. Los dos funcionarios responsables, José Carballo y Luis Ullón, pertenecen al ámbito del Poder Ejecutivo: Subsecretaría de Sistemas y Tecnologías de la Información; y la Subdirección de Cómputos. Los empleados no supieron, no quisieron, no intentaron hacer un “cálculo” matemático simple para determinar con PREVISIBILIDAD el tipo, modelo, marca del “equipamiento” adecuado para éstas circunstancias.

Resolución-N°-19 (PDF)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.