domingo 4 diciembre 2022

DECRETO Y EL GASTO SAGRADO

Un Decreto de Valdés evidencian el gasto sagrado. Por infinidad de motivos el gobierno provincial dilapida recursos. ¿Será que el gasto político del oficialismo está bancado con dinero público?

El Decreto Nº 651 del 13 de abril de 2020 hace honor al gasto sagrado. El expediente que propicia la contratación de la CONSULTORA NORDESTE SRL nace en la antesala del despacho del gobernador Gustavo Valdés.

Está caratulado como: Expediente 000-19-02-00650/2020, “MINISTERIO SECRETARÍA GENERAL. SECRETARÍA PRIVADA DEL GOBERNADOR – S/ CONTRATACIÓN DE CONSULTORA NORDESTE DEL SR. RABOSSI, ANDRÉS“.

Lo más importante se expone en los “considerandos” donde sin ambages se explicita que: “por las presentes actuaciones la Secretaría Privada del Gobernador, solicita la contratación directa por vía de excepción con la firma: “CONSULTORA NORDESTE de ANDRÉS RABOSSI”, CUIT: 20-17016946-9, en concepto de servicio de relevamiento de datos (cuantitativos y cualitativos) sociales, económicos y políticos en los Municipios de la Provincia de Corrientes, por el término de 12 (doce) meses, computados a partir del 1 de enero de 2020”.

DECRETO POR EXCEPCIÓN

Otra vez, la administración o quién detenta el poder, hace abuso de medidas con poca o nula solidez para su justificación.

La contratación directa por vía de excepción no encuadra en los preceptos administrativos. Mucho menos guardan relación con el sentido común.

Sobre todo, en medio de un conjunto de problemáticas que afectaban la vida de los ciudadanos y a las puertas de una pandemia, la medida es como mínimo inoportuna.

¿QUÉ, QUIÉN, CUANDO Y CUANTO?

La secretaría privada del gobernador contrató un “servicio de relevamiento de datos (cuantitativos y cualitativos) sociales, económicos y políticos en los Municipios de la Provincia de Corrientes“.

La empresa beneficiaria del contrato es “CONSULTORA NORDESTE de ANDRÉS RABOSSI”.

La ejecución de los servicios contratados es, por el término de 12 (doce) meses, computados a partir del 1 de enero de 2020. O sea, con retroactividad. Es decir, primero se ordena ejecutar el servicio y el trámite se inicia después. Una desprolijidad administrativa, siendo benevolente.

El costo de ésta “excepcionalidad” representó una erogación de $ 5.517.600,00 abonados en 12 cuotas mensuales, consecutivas e iguales.

EL GASTO SAGRADO

Los funcionarios de la administración Valdés tienen una fértil imaginación para justificar sus ocurrencias y caprichos. Éstos, asimilados a los actos administrativos que ejecutan sin más, los recursos públicos.

Juan Manuel VILLONE, el Secretario Privado del Gobernador, expresó en el expediente “que la Administración Pública no cuenta con los recursos humanos especializados ni tampoco con la cantidad suficiente para implementar encuestas en forma rápida y eficiente en todo el territorio provincial para dar respuestas inmediatas a las demandas sociales de la población“.

En otras palabras, justifica el “gasto sagrado“, reconociendo la incapacidad del Estado para desarrollar la tarea de encuestar. No suena lógico y mucho menos cierto que el Estado provincial no tuviera los recursos humanos y logísticos para ejecutar el servicio contratado.

UNA SOSPECHA FUNDADA

Por aquellos días en que se daba inicio al trámite, supuestamente cuatro meses después de haberse iniciado el servicio, Gustavo Valdés tenía certeza de una sola cosa: quería ser reelecto.

Sin embargo, había muchas cuestiones sin respuesta. El gobernador, debía saber por ejemplo: que candidatos o referentes median bien en las comunas; que candidatos o referentes tenían buena imagen para integrar las listas de legisladores; que partidos o sectores políticos podían ser incorporados a su proyecto de poder; si la “marca” ECO era suficiente o habría que crear una nueva.

Todos éstos interrogantes tendrían una respuesta científica a través de las encuestas y sondeos de opinión realizadas en cada rincón de la provincia. Y Andrés Rabossi formaba parte del “equipo de asesores de campaña” que preparaba la estrategia para GUSTAVO VALDËS 2021 y “Vamos Corrientes“.

Aquello de “dar respuestas inmediatas a las demandas sociales de la población” fue verso.

En resumen, este tema merece una segunda parte que clarifique y profundice más datos que hacen a la sospecha fundada. Quedará demostrado que el “gasto político” primo hermano del “gasto sagrado”, se paga con recursos que surgen de fondos públicos.

DOCUMENTOS ADJUNTOS: EL DECRETO 0651/2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.