domingo 4 diciembre 2022

ESPACIOS PÚBLICOS “NEGOCIOS PRIVADOS”

La gestión Tassano continua beneficiando a “correligionarios” y amigos cediéndoles espacios públicos para negocios privados

No es el primero -ni el último- acto de concesión de espacios públicos para negocios privados que el intendente Eduardo Tassano resuelve a favor de “correligionarios” y amigos.

El Ejecutivo municipal reitera un “modus operandi” destinado a privilegiar “iniciativas privadas” impulsadas por un exclusivo círculo de empresario y emprendedores.

Otra vez, Porfirio Antonio Aquino (Hijo) reconocido empresario con estrechos vínculos en la cúpula radical, es beneficiado con la adjudicación de un espacio público para la concreción de un negocio privado.

HISTORIA REPETIDA

El hoy funcionario Porfirio Antonio Aquino, accede a la cesión de un espacio público para la puesta en marcha de un negocio privado, a través de su esposa María Valeria Rolón y su hijo Manuel Aquino Rolón, ambos socios de DODERO S.A.

Pero, lo más interesante es que los familiares directos del funcionario municipal fueron beneficiados con la concesión del espacio público siendo personas físicas, para posteriormente -a tono con la normativa municipal- constituyeran una sociedad anónima.

El mismo esquema se aplicó cuando Porfirio Antonio Aquino (H) impulsó el “proyecto privado” La Marina del Parque en compañía de tres socios para la obtención de un espacio público que se convirtió en un negocio privado. Luego de convertirse en concesionarios, sus socios constituyeron “Marina del Parque S.A.”.

ESPACIOS PÚBLICOS NEGOCIOS PRIVADOS

En la plazoleta del Teatro Vera, ubicada en la esquina de San Juan y 25 de Mayo, se ejecuta una obra de “Restauración y Remodelación”, destinada a la instalación de un Restaurant, Bar y Confitería.

La obra está siendo ejecutada por DODERO S.A., empresa relacionada -plenamente demostrado- al funcionario municipal Porfirio Antonio Aquino (H).

La concesión de éste espacio público para su uso a través de un negocio privado es por diez (10) años, prorrogables por otros diez años más por única vez.

El “canon“, o “alquiler”, que la Municipalidad de Corrientes recibirá es de $ 6.500 (PESOS SEIS MIL QUINIENTOS) mensuales. La actualización del mismo será anual, acorde a la variación de la Tasa por ocupación y/o utilización del espacio de dominio público o privado municipal de la Ordenanza tarifaria Anual.

Es decir, la explotación del negocio privado en un espacio público está garantizado por veinte años y la Municipalidad de Corrientes recibirán el primer año $ 78.000. Un negocio redondo.

Sobre todo, teniendo en cuenta que la actualización del “canon” es anual y directamente relacionada al porcentaje de “aumento” que opere en la Tasa de ocupación establecida en Tarifaria. Lo que representa en la praxis que un aumento del 50% de la tasa de ocupación año a año, implicaría que el concesionario abonaría en el periodo 10 de su explotación $ 249.877 mensuales. Siempre y cuando el valor de la Tasa en la Tarifaria Municipal aumentara un 50% constante anualmente.

LA INVERSIÓN

De acuerdo a lo expresado en los considerandos de la Resolución N° 994 del 9 de abril de 2019, el monto a invertir por la empresa es de $ 3.126.000,00 (PESOS TRES MILLONES CIENTO VEINTISEIS MIL).

La obra y la concesión fueron oficializadas mediante la Resolución N° 3416 del 14 de noviembre de 2019.

De acuerdo a la cláusula 5 las obras debían comenzar a los 15 días corridos de la recepción formal del inmueble. Sin embargo, los trabajos comenzaron a desarrollarse a finales del 2021 y el “cartel de obra” fue colocado hace menos de dos meses.

Si bien el convenio menciona que las obras deberán ejecutarse en el plazo fijado en la Licitación, en el Convenio no se especifica cual es el “tiempo” establecido para la ejecución.

UNA PRUEBA INOBJETABLE

Este caso en particular no es la excepción de las situaciones en general que involucran a espacios públicos cedidos a particulares para negocios privados.

Ocurrió, ocurre y así seguirá, mientras el poder político direccione buenas oportunidades de negocios que benefician a socios, amigos, familiares, testaferros. Pero, vale aclarar que la Justicia también está involucrada con su inacción o por mirar para otro lado, mientras la ciudadanía reclama de manera insistente por la violación de normas por parte del Estado y el abuso de poder.

Pasa en la Costanera sur, donde la playa pública es un territorio donde mandan los empresarios dueños de los “paradores”. O los hombres de negocios que tienen la ventaja de desarrollar un proyecto inmobiliario destinado a un shopping.

Queda claro que los espacios públicos no están disponibles para todos. Son un espacio que el Estado reserva para los grandes negociados privados.

GALERÍA DE IMÁGENES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.