miércoles 30 noviembre 2022

SIMULACRO DE TENSIÓN

Valdés es una continuidad, con algunos matices personalizados. Ricardo es el PODER. Omnipresente y concedente. No hay grieta ni diferencias; tampoco -menos todavía- peleas.

SIMULACRO DE TENSIÓN

Colombi, en dialogo -¿franco?- con Carlos Alonso, hace unos días tuvo expresiones “clarificadoras”. No dijo más de lo que la mayoría de los correntinos íntimamente tiene certeza: la gestión de Valdés está basamentada en un “modelo” de ECO. Quién diseñó esa alianza? Ricardo Colombi. Por eso el apoyo, el acompañamiento, los gestos de fortalecimiento al joven mandatario. Una sola crítica deslizó -el gobernador eterno- casi sin darle relevancia a sus propias palabras: no dedicarse tanto a las redes sociales. Es decir, el gobernador en ejercicio tiene la “hoja de ruta” pre establecida. Sabe, de antemano, cuales son los límites. Conoce plenamente que puede “adornar” y qué, debe dejar como está. Y hay muchos hechos que ratifican éstas conclusiones.

LOS MINISTROS Y EL DISCURSO

Para la tribuna, Valdés mencionó que los ministros tenían en principio, un plazo para ser “observados”. Más cercano en el tiempo, dijo que los ministros deben atender a la gente y aportar soluciones. Sí, seguro, ya lo están haciendo desde el primer día…

Valdés no tiene un Gabinete “propio”. Tampoco tiene un esquema de Ministerios coherente con su retórica discursiva. Primero, le impusieron un “modelo”, después le “designaron” algunos ministros.

No es teoría. Son hechos.

LOS SOCIOS: POLÍTICOS Y DE NEGOCIOS

Sorprendió la designación de Raúl Schiavi como ministro. El presidente del PRO Corrientes, no sólo carece de la simpatía de Ricarado Colombi -cómo casi todos los miembros del PRO autóctono- sino además, carga con la “mochila” de haber tenido relaciones profesionales-comerciales con el “Rey Arturo”.

Pero la necesidad tiene cara de hereje y, Ricardo tuvo que tragarse el sapo. El peso de la sugerencia de Humberto Schiavoni, presidente del PRO nacional y Senador de la Nación, fue determinante para que el ex “interventor” y actual presidente del partido de Macri en Corrientes, accediera a un cargo soñado: Raúl Schiavi, Ministro.

¿POR QUÉ LAS CONCESIONES?

Porque el gobierno nacional bajará obras, pero si se dan algunas condiciones. Esas exigencias no son de ahora. Están desde la primera reunión a solas entre Macri y Colombi. Mientras el mercedeño fue a pasar “factura”, el “gélido” Mauricio Macri lo recibió con órdenes, no propuestas. Los viajes, las bromas, las cargadas, la presencia permanente de funcionarios nacionales, son consecuencia del interés en los negocios. No en los correntinos. ¿Y los votos? Falsa creencia, el padrón correntino no es “representativo” cuantitativamente. Además, Macri perdió en éste distrito en el 2015, en las dos vueltas.

TODO EN PAZ

Gustavo Valdés (OK) y Ricardo Colombi (sin redes sociales), son una necesidad mutua y bien estructurada. Aun sin que se haya “escriturado” el arreglo “encubierto” entre ambos, las buenas costumbres de los políticos de Ley, aseguran que el pacto será cumplido.

Que algunos sectores ávidos de prensa y popularidad -Tassano, Vignolo y media docena de exiliados peronistas- siembren dudas sobre la fortaleza de éste acuerdo, es consecuente con la estrategia de “debilitar” un liderazgo y un modelo, para cambiarlo por otro que el PRO pretende imponer, a fuerza de promesas y operaciones. Pero, las urnas cantan y, aunque a muchos la realidad les incomoda, hay Valdés-Colombi para rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.