sábado 1 octubre 2022

VALDÉS Y LA “CORPO” REPUBLICANA

Las tertulias de Valdés y la “corpo” republicana van más allá de encuentros protocolares. El anfitrión mayor del Taragüi mezcla la “res publica” con las aspiraciones personales. Los de “adentro” son de palo

La “corpo” republicana sigue recalando en Corrientes. Radicales; PRO; Justicialistas “mutantes” o, de otra cepa; Coalición Cívica; y otras yerbas terminan haciendo una excursión para visitar a Gustavo Valdés.

Gustavo Valdés recibió a Miguel Pichetto y Ramón Puerta

El gobernador correntino, devenido en “líder territorial“, se convirtió en un anfitrión predispuesto a recibir visitas más que protocolares.

“MI VIDA Y MI PROYECTO”

Todos son bienvenidos a la estrategia de quién, hace rato, abandonó el “estilo” de su antecesor. Valdés, no piensa solo en mantener la supremacía en el “pago chico” como lo había impuesto Colombi. Por el contrario, el ituzaingueño es un prototipo de político global.

Cuando Valdés aseguró su reelección cobijando al puñadito de partidos provinciales tradicionales o con peso electoral específico (PL – PA – PANU) que Colombi despreciaba, comenzó a desandar el camino que lo llevaría a cruzar las fronteras de su sub república hacia la República madre.

Padre de “Vamos Corrientes” como reaseguro de una implosión de ECO, supo hacer lugar para todos en cargos ejecutivos y en bancas legislativas.

Hasta se dio el gusto de “chupar” referentes del frente opositor para convertirlos en fieles súbditos. Era el amanecer de un proyecto personal que muchos presentían pero ninguno se animaba a darle crédito al instinto. Craso error de quienes no saben ver más allá de su angurria.

LA “CORPO” REPUBLICANA

La lista es larga, pero para nada intrascendente. Cada pieza es fundamental en el armado de relaciones presentes y futuras en el proyecto de Gustavo Valdés.

Miguel Ángel Pichetto y Ramón Puerta -los últimos visitantes-, son dos figuras de un Justicialismo (¿Ex peronismo?) que se auto define anti kirchnerista. Más tirados del centro a la derecha, pero condescendientes en la historia pasada (no olvidada) al mismo populismo que hoy denigran, son un ejemplo de que el ansia de poder y la pasión por el protagonismo, nada tiene que ver con la esencia ideológica.

Antes, sucesivamente y sin pausa, marcaron presencia en el regazo de Gustavo Valdés: Rodríguez Larreta; María Eugenia Vidal; Elisa Carrió; Patricia Bullrich; Ricardo López Murphy; y otros tantos. No es una señal inequívoca. Es, en realidad, la consecuencia de qué Gustavo Valdés es una “opción” multipropósito.

Puede recibir a todos. Pero tarde o temprano, jugará con uno. En su íntimo más íntimo sabe que puede elegir. Y lógico, quizá sea el único al que le sirve ser segundo sin dramas, que intentar ser primero con riesgos.

JUEGO DURO

Con el instinto característico de “animal político” – ¿Quién habrá sido su maestro? – deja que todos los visiten, pero le cerró la puerta a un “out sider“. Del propio “palo” y con proyecto propio, el gobernador no dejó que Facundo Manes venga a Corrientes a intentar erigirse en una opción. Las cosas en su lugar, habría dicho. Manes, que juegue su juego, pero no en mi “patio” parece haber sido la orden que obligó a la suspensión de un “acto proselitista” en plaza pública.

Quedó claro que la “empatía” no evoluciona. Y que, “evolución“, le resulta algo antipático. ¿Quedó claro?

UNA VISITA ESPERADA PERO SIN FECHA

Puede ser Mauricio Macri. ¿Y por qué no Juan Schiaretti? Ambos representan un respaldo que ninguna de las visitas anteriores puede igualar.

Valdés lo sabe y juega sus cartas en los tiempos que le toca el turno. Todo dependerá, no de las decisiones del radicalismo, y sí de la ratificación de las PASO 2023.

Las visitas de Macri a Corrientes durante su gestión presidencial no fueron solo “oficiales y protocolares“. Por supuesto que además de esas oportunas excursiones al Taragüi, descanso y negocios, formaron parte de la agenda. El mandato presidencial se cumplió. Lo demás sigue viento en popa.

En cuanto a la llegada del “cordobés” es un hecho que se relaciona directamente con “abrochar” un proyecto que incluye a otros ex gobernadores justicialistas y hasta inclusive a algunos ex candidatos a gobernador. Una alquimia que lleva su tiempo y se nutre de diferentes ingredientes para lograr una receta “federal” original.

Hasta hace unas semanas, se especulaba que el “encuentro” Schiaretti – Valdés, tendría lugar en Córdoba bajo la excusa de que el mandatario correntino agradezca a su par cordobés el apoyo logístico de la provincia mediterránea en la gesta de la lucha contra los incendios.

Pero, las cosas cambian en política tan repentinamente, que quizá sea Juan Schiaretti quién venga a Corrientes para sentarse a “cambiar figuritas” con Gustavo Valdés.

LOS DE “ADENTRO” SON DE PALO

Mientras Hugo Vallejos, “Egui” Benítez y Yamandú Barrios se preparaban para discursear durante las visitas encarnadas en Miguel Pichetto y Ramón Puerta, el jefe territorial no los puso ni en el “banco de suplentes” y les concedió el rol protagónico de alcanza pelotas. Algo es algo. No se pueden quejar, ya tuvieron su premio. Suficiente fue la escaza concurrencia al salón de la Sociedad Española. Era más importante la cena en la Residencia 1.

Pero además, la foto que importa incluyó a Eduardo Tassano, cuando Valdés recibió en su despacho oficial a los dos visitantes. Y si preguntan por los dos “Pedros“, ambas cabezas del poder legislativo en Corrientes, habrá que buscarlos en alguna foto y punto.

AGENDA MULTIFACÉTICA

Para los “carnavales” falta. Para las elecciones también. Para la “sucesión” el tiempo es una incógnita, aunque esté agendada para el 2025. Pero, Valdés tiene un calendario propio con algunas sorpresas que no son justamente fechas dedicadas a algún santo.

En ésta vorágine que representa la “realidad política” argentina, a río revuelto, ganancia de pescador. ¿O no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.