domingo 27 noviembre 2022

ZABALETA DANZA CON LOBOS

El delegado Zabaleta baila la más fea: danza con lobos. Además, contra reloj, debe superar el “fuego amigo” para acomodar alianzas y candidaturas

Zabaleta – el delegado – danza con lobos. Son pocos los aplausos sinceros y muchas las palmadas en la espalda – hipócritas – que califican su gestión.

Hay en el Frente oficialista que gobierna la nación, un cúmulo de incertidumbres y rencillas domésticas que empantanan el armado con vistas a las elecciones en “la tierra sin mal “.

ORDEN EN EL DESORDEN

El “delegado normalizador” no consigue poner orden en el desorden. Por estas horas, lo único cierto, es la Alianza – comprobable – que armó Gustavo Canteros. Es decir, a “Juanchi” Zabaleta, la patriada que se juegan una docena de partidos dándole vida al “Frente por la Ciudad” le facilita la tarea en la ciudad de Corrientes. Pero, esa realidad, no se replica en los demás distritos.

Gustavo Canteros y Juan Zabaleta

Al hombre que representa los ojos y oídos del Presidente Fernández no le resulta fácil la misión. Mucho menos si desde distintos sectores internos del PJ aprovechan cada segundo de radio o televisión para pegarle en los tobillos. Y todo gracias a la preferencia de los medios que por orden del “Mono” le dan espacio a quién quiera criticar a Zabaleta.

Entonces, no se entiende porque algunos “iluminados” salen a denostar al actual vicegobernador, siendo el único que hasta el momento puso la cabeza y se juega a todo o nada. Muchos de estos personajes – supuestos referentes – ya “coronaron” varias veces sin siquiera traspirar la camiseta.

FUEGO AMIGO

Hay una cascoteada permanente sobre cada paso que el “delegado” da. Surgen incontinentes los “referentes de sectores”, con sus expresiones disonantes, cada vez que los medios – paraestatales – le dan un minuto de vida.

Por ejemplo, Agustín Payes; o Jorge Romero; que sin ambages cuestionan el accionar de Zabaleta. Sobre todo el speech del diputado nacional – cuyo mandato vence – diciendo que a su gusto el candidato a gobernador podrían ser: Fabián Ríos; José “Pitín” Ruíz Aragón; o Mauricio “Camau” Espínola, en ese orden.

Lo de Payes ya es para el delirio. No junta cinco para hacer un “picado” y se sabe de sus fluidas conversaciones con el Mono Vignolo. El pibe tira más para oposición, dentro de la oposición, en beneficio del oficialismo. De construcción política: cero.

Si algo faltaba, desde la ciudad capital, varios peronistas arman operaciones para “embarrar la cancha” en algunos distritos del interior incitando a algunos “compañeros” a auto-postularse. Y lo hacen con el fundamento de que: Zabaleta decidió solo, a nosotros nadie nos consultó.

CONTRA RELOJ

A 24 horas de la presentación de Alianzas, “Juanchi” Zabaleta tiene más dudas que certezas. Hay muchos sectores que integraran el Frente de Todos que ya anunciaron candidaturas. Parecen células que se autogeneran espacios, sin siquiera saber, cuanto espacio hay.

Es una muestra de la ausencia de criterio político. Nadie quiere construir desde abajo. Todos quieren ser generales. Por las dudas, si se pierde la batalla por la gobernación, los muchachos prefieren apuntarle a un lugar en las listas para cargos legislativos.

La idea de un Frente que genere espacios de participación se diluye por el egoísmo o el exceso de protagonismo. Con tanto “compañero” reclamando lugares, menguan las posibilidades de incorporar “aliados” para traccionar votos del electorado que, los “muchachos peronistas”, no pueden captar.

MIOPÍA POLÍTICA

En este escenario de “sálvese quien pueda”, Juanchi Zabaleta no encuentra marineros que lo ayuden a remar. Es más, hay varios “capitanes” que aun sin haber zarpado, ya piensan – y negocian – para abandonar el buque.

Como resulta difícil correr desde atrás con tan poco tiempo para observar, analizar y decidir, los resultados pueden ser desilusionantes. Ya se dijo ” Por lo tanto, las gestiones del interventor del PJ, van camino a achicar las diferencias. Muy diferente a la intención de solidificar un frente opositor con posibilidades de ganar una elección “.

Si fuera miopía política, tendría cura. Pero, no hay nada peor que “un ciego que no quiere ver”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.